Buscar este blog

martes, 28 de diciembre de 2021

La luna que nació de un sueño

 


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro
 
 

La luna que nació de un sueño


Es la enésima vez que cuelgo este poema, cuyos versos -de forma natural e involuntaria-se han convertido en una suerte de señas identidad, como si fuera yo un alter ego de Juan Goytisolo y no un epígono lunero de Federico García Lorca.
     Extravagancias aparte, lo cierto es que el poema es insistente, persistente, arrollador…Y todo desde aquella noche lejana de 1985, en la que un sueño bajó la luna a la tierra.
     He aquí su pequeña historia:

     Fue en Baeza, por navidades. Habíamos recorrido juntos las callejuelas de la Iglesia-Catedral y caía sobre ellas una espléndida luna. Regresamos al hotel y nos metimos en la cama. “La luna ya no es de nadie” –escribí en un cuaderno-. Pero mentí, porque la luna era tuya. Así que la trajimos a Villajoyosa, donde acabé de componer el poema. Y si La luna era mía –me reprocharás-, ¿por qué se la dedicaste entonces a Lorca? He ahí un reproche con fundamento. (Del libro Rosa entre las rosas: cuarenta años de amor).
     Hoy lo cuelgo aquí para que siga haciendo camino por el espacio. Y para que Mar se encuentre con su apellido.

sábado, 25 de diciembre de 2021

Quiero volver a ese mar

 

El Charco, Villajoyosa

Quiero volver a ese mar

Yo tengo toda mi pena
en esta playa de arena,
en este mar de color.

jueves, 23 de diciembre de 2021

Reflexiones de un cordero blanco y la cena de Nochebuena

 

Un lugar de La Carballeda zamorana. Fotografía de Fernando Medrano

 

Reflexiones de un cordero blanco y la cena de Nochebuena

Queridos amigos: quiero que caiga sobre mí vuestra ternura, pero no esa sombra de compasión que adivino en el fondo de vuestros ojos. Miradme, pero no con pena. No erréis el tiro de modo tan certero, ya que vuestra congoja es totalmente injustificada. Mi soledad en este hermoso rincón es tan solo aparente. He sido yo el que he elegido el lugar y la postura para estar un rato a solas y resguardarme de los vientos y del frío. Dentro de un momento me meteré en los enfaldos lanudos de mi madre, que es la oveja más buena de este mundo, y allí tendré el cariño que os parece que me falta, además de unas ubres repletas y obsequiosas, de las que brota un alimento que es más blanco que yo y que recibe el nombre de vida. Luego correré con mis hermanos y amigos por las praderas circundantes hasta alcanzar el cansancio y completar un día entero de gozo.

martes, 21 de diciembre de 2021

Se me pone el alma, poema de Mariano Estrada recitado por Paco Llorca

 

M. Estrada. Foto de Fernando Medrano

Clicar en el enlace para oír el poema Se me pone el alma recitado por Paco Llorca:

Se me pone el alma…

A Paco Llorca

Se me pone el alma
solitaria y triste,
descreída y vieja,
porque nadie admira,
porque nadie escucha,
porque nadie sueña.

domingo, 19 de diciembre de 2021

Luna de Nochebuena

 

Tomada de internet sin ánimo de lucro


Luna de Nochebuena

Por el hueco estrecho
de la chimenea,
se coló la luna
de la Nochebuena.

jueves, 16 de diciembre de 2021

Trozos de cazuela compartida

 

Tomada de internet sin ánimo de lucro

 

Trozos de cazuela compartida

A mi madre,
que hizo posible la cazuela.


Quien haya estado al fuego de un madero
hilando corazón, ceniza y brasa,
¿adónde mirará sino a la casa
que vive en los vapores de un puchero?

¿Adónde mirará sino al caldero
que cuelga de la noche por un asa?
¿Y qué recordará si no traspasa
los muros, los balcones, el alero?

Yo vuelvo a la niñez por el sendero
del gato, del vasar, de la tenaza...,
testigos del amor y de la vida.

Y vuelvo a ser feliz junto al leñero,
hilando humanidad con pan de hogaza
y trozos de cazuela compartida.

Mariano Estrada
Del libro Trozos de cazuela compartida (1991)

miércoles, 15 de diciembre de 2021

Luna de papel

 

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

Luna de papel

Se sabe que la luna se ha formado
con trozos de papel enamorado.

A veces tosco, a veces arrugado,
a veces ricamente perfumado.

Pero lleno de lágrimas espesas,
de súplicas, de besos, de promesas.

O sea que la luna, amigos míos,
es un campo de tinta y desvaríos.

Un monte de papel y de ilusión
con letras del color del corazón.

Mariano Estrada
Del libro Poeminos de amor (2013)