Buscar este blog

sábado, 11 de septiembre de 2010

Fecundidad

Río Fontirín, Muelas de los Caballeros, Zamora. Foto M. Estrada

Fecundidad


El río baja de golpe,
la tierra calma lo espera.
Hay un lugar donde se unen
para que nazca la yerba.

¡Es tan fecunda la vida
cuando se mezclan!

A mí me duele la mía
que es sólo río, sin tierra.
Yo no he encontrado llanura
para extenderme por ella.

Desde un remanso la miro:
parece muerta.

Del libro "Tierra conmovida"

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

13 comentarios:

  1. Mariano, Poeta Amigo...Es tan lindo leerte, transporta, a ese lugar, donde siempre queremos estar.
    "¡Es tan fecunda la vida cuando se mezclan!". Què lindo, el amor, cuando encuentra su amor.
    ¡¡¡Tu poesìa, es VIDA!!!.Me fasciiiiiiiiina.
    Te dejo, mi beso lindo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo mio,ya te echaba de menos,solo te diré que ya no paso sin tus poemas,escritos,sin tu blog.
    Un abrazo.
    Aladino

    ResponderEliminar
  3. Hola, Celina: la tierra alicantina, en la que vivo desde hace 36 años, tiene un aspecto árido, pero unas gotas de agua la hacen tremendamente fecunda.
    Gracias por tus comentarios siempre optimistas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola, Aladino: esas son palabras muy gordas, pero alimentan el ánimo.
    Se puede sacar pecho, pero no es fácil sacar la cabeza en una sociedad donde reina plácidamente la basura.
    Gracias por el apoyo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ...Hay un lugar donde se unen
    para que nazca la yerba.

    Bello encuentro expresado entre el río y la tierra...Gracias Mariano por deleitarnos con tan lindas palabras

    ResponderEliminar
  6. Hola, Gina: hacía mucho tiempo que no sabía de ti. Me alegra encontrarte de nuevo
    Como ves, yo sigo aquí, con mis cosas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Para fecundidad la tuya, querido Mariano. Creo que no he conocido a nadie capaz de escribir tantos y tan bellos poemas. ¿Cuántos habrás escrito a lo largo de tu vida? Seguro que has perdido la cuenta. Yo conozco muchísimos y estoy convencida de que todavía me queda una cantidad enorme por conocer. Tú no necesitas la tierra, Marito, porque tú eres el río, la tierra y la vida misma, que brota en cada uno de tus maravillosos versos.

    Un beso de agua!

    ResponderEliminar
  8. Vaya, Lidia, ahora sí que soy "Tierra conmovida". Me conmueves tú con esas cualidades que generosamente me atribuyes. Pero son tus ojos los que me pintan con su azul y te engañan para que me veas de esa manera.
    Me conmueves y me abrumas y me alegras, que de todo hay un poco. Es cierto que tengo muchos poemas y que, entre ellos, hay algunos versos afortunados. Pero yo no hago nada, mi Sargento. Son cosas que me salen así, tal vez porque vivo la vida honestamente, incluso cuando ésta me produce dolor y lágrimas. Ya he dicho en algún sitio que "la honestidad es un camino a seguir. Otro la belleza". Y en el fondo, también soy bastante inocente. Tendré que tener cuidado con Herodes...
    Gracias, Lidia: sé que me quieres mucho, tanto como yo te quiero.
    Tu beso de agua me ha refrescado el cerebelo. Yo te mando otro con la nocturnidad que me es reconocida.

    ResponderEliminar
  9. Sé que has estado descansando unos días de vacaciones, me preguntaba si: ¿Has podido sentir la vida del río?, ¿escuchaste al Fontirín pasear por los tiempos estancados?, ¿te empapaste de la caricia de la hierba en los lechos húmedos del anciano verano?, yo creo que sí, y por eso nos has traído la fecundidad, que es el origen mismo de la vida, el primer haz de luz que inicia el sorprendente paso a los nuevo. Y la tristeza se queda para lo que ya acaba su camino. Un abrazo, de tu anónimo.

    ResponderEliminar
  10. Todo lo que dices es cierto, Anónima (no te empeñes en despistar), a todo digo que sí. ¿Me has estado espiando en Muelas? ¿Eres adivina? Ya sé, has leído mis notas, has visto mis fotos y has hilado con hilos de evidencias. Pero has hilado bien, me gustan tus hilvanes.
    Me gusta esta frase: "Y la tristeza queda para lo que ya acaba su camino". Me recuerda otra de Borges, en un amanecer de Buenos Aires: "Y la noche queda sólo en los ojos de los ciegos"
    La fecundidad es siempre una consecuencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. TU OBRA LITERARIA ES TODA FECUNDA.LA VIDA NO ES SOLO RIO SIN TIERRA,EL RÍO DESCANSA Y CAMINA SOBRE ESA TIERRA FECUNDA,HERMOSO TU POEMA.

    ResponderEliminar
  12. Fecundidad, me encanta esa palabra por lo que significa!

    Tu poema me gusta, me encanta, me fascina!

    Abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Ángela:
    Creo que el encanto de este poema procede mayormente de su sencillez. Sencillez en el fondo y sencillez en la forma. Tal vez te gusta porque tú también eres sencilla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar