Buscar este blog

miércoles, 25 de enero de 2012

Ayer volvimos a Aitana, pero no había nieve

Sierra de Aitana. Raquel, Noé y Bruma, 24-01-2012


 Ayer volvimos a Aitana, pero no había nieve

Después de tomar la consiguiente olleta de blat en el restaurante El Pirineo, de Confrides, emprendimos el camino hacia la Sierra de Aitana. Esta vez éramos cuatro personas: una mujer, dos hombres y una preciosa perra (Raquel, Noé, Mariano y Bruma).

Como es lógico, los cerezos no estaban todavía florecidos, tampoco las aliagas. Los almendros apuntaban una tímida flor que pronto será abundante y melosa. Dentro de unos días se extenderá por los campos la abrumadora sensualidad que ahora se incuba. Los escaramujos se mostraban grisáceos bajo el ropaje del frío, que es la desnudez, poniendo en evidencia unas bayas rojas que reciben el nombre de tapaculos, por sus propiedades astringentes. Los pinos exhibían una tupida ramuja verdeoscura y, entre sus troncos tersos, había un sotobosque variado y generoso, tanto en arbustos y matas como en hierbas, que estaba impregnado de humedad. El agua corría por todas partes a la vez, como si fuera Dios, y en las cunetas de los caminos, bajo un impresionante silencio, se hacía hermosamente sonora.  Los entornos de la fuente de l´Arbre estaban llenos de barro, como si hubiera caído un pequeño diluvio. No había nieve en la cumbre ni en la umbría. La palidez del sol de la tarde se depositaba suavemente en las solanas. La temperatura era más propia de primavera que de invierno…Los corazones, a 1200 metros de altura,  brincaban en el pecho y se mostraban completamente felices.

Villajoyosa, 25 de enero del 2012


La Font de l’Arbre: cotas de altura y de belleza

El pasado día 13 de abril, lunes de Pascua florida, subimos a la Font de l’Arbre, que está en la cara norte de Aitana, en el término municipal de Confrides, Alicante. Tres matrimonios y un perro. Total, siete personas. Y digo bien: subimos, porque está a 1185 metros sobre el nivel del mar. El punto más alto de la citada Sierra de Aitana, que es el techo terrenal de la provincia,  está a 1558 metros, siguiéndole de cerca el Puig Campana, con 1406 metros, todos en vertical.

El paraje -insultantemente precioso-, mostraba una amplia variación de colores y de contrastes. Los cerezos blancos, los pinos verdioscuros, los almendros verdiclaros, la tierra verdiparda, las aliagas amarillas…Y, al fondo del dibujo, un archipiélado de nieve sesteando en las cumbres sobre alcores grises y cárdenas roquedas, como hubiera dicho Machado. ¡Cuánta majestad! ¡Cuánto deleite!

Eso sí, los caminos estaban enfangados de trecho en trecho, pero nosotros íbamos prevenidos con unas botas de altura. De modo que no hubo charco que nos intimidara, e incluso caminamos campo a través, pisándole los “pépinos” a Getsemaní, a quien no tenemos el gusto de conocer. Durante una hora y media, oxigenamos el pulmón e hicimos un hueco en el estómago, pensando en el inminente futuro. Lástima que tuviéramos que volver en lo mejor del paseo, ya que habíamos reservado una mesa que tenía incrustada la hora.

Comimos una olleta de blat, con algo más de carne que de trigo, en un modestísimo restaurante regentado por una pareja de rumanos ¿Rumanos? ¿Y cómo casa esto con la olleta de blat? Bueno, llevan diez años en España. Es como un pequeño refugio, pero a mesa puesta y servida. Por cierto, nada caro, unos 18 euros por boca, tenga dientes o no. Incluyendo una ensalada, unas pelotas de arroz, vino, postre y café ¿Qué más puede pedirse? Bueno, ya puestos,  les pregunté si podíamos irnos sin pagar y me dijeron que no, que ya lavaban ellos los platos. Así que, además de las canciones que destrozamos –que fueron muchas- y de las risas que nos traíamos –que no eran pocas- les dejamos una pequeña propina. O sea, lo normal, con la diferencia de que estábamos como en casa. A ellos se les veía tan contentos con nuestras coñas marineras, que poco les faltó para ponerse a cantar. De hecho, a ella se le salían las ganas por los ojos y él llegó a entonar una especie de recitado que yo no pude entender ¿Sería en romaní? Seguramente. Adiós, amigos. Hasta la próxima. El resto de los comensales sonreía a medio gas, yo creo que con un poco de envidia…

Después de reposar la comida entre los árboles, en el merendero habilitado junto a la fuente, donde hay bancos y mesas, e incluso de amodorrarnos un poco bajo los tibios rayos del sol, bajamos a Confrides por un caminito estrecho, pero asfaltado. Peligro en ciernes. Cruzados mágicos de plaitex y todoterrenos. Curvas imposibles, barrancos hondos, precipicios insondables. Pasa tú, que a mí me da la risa. Cuidado, esa rueda. Que te vas, que te vas, que te vas, que ya te has ido. Total, que acabamos en el Pirineo sobre las siete y pico. Tomamos un café y, ya por carreteras conocidas, regresamos a casa, unos hacia Valencia, otros hacia Villajoyosa. ¿Hará falta decir que el Pirineo referido no nos separa de Francia ni de Carla Bruni?

Finalmente, no me resisto a decir que el Valle de Guadalest -que no por muy pisado me deja de asombrar en cada visita-, estaba escandalosamente hermoso, sobre todo en la zona de Benifato y Benimantell. Claro, este invierno ha llovido, mañana hay agua. Y ahora los almendros están verdes, como las uvas que no alcanzaba la zorra. Madre de Dios, cuánta lujuria en estas bellas laderas ¿Lujuria, Marianet? Ya lo creo, si hasta tuvieron que pedirme que me calmara…

Un abrazo
Villajoyosa, abril de 2009


Font de l’Arbre , Sierra de Aitana. Abril 2009. Foto M Estrada


Aliagas de marzo

Me reconcilio, al fin, con el soporte
oscuro del paisaje o con el
agrio punzón de la maleza,
porque he aprendido a amar en el dolor
y a levantar en el cauterio
la miel desestimada de la vista.

Me reconcilio con el beso gris,
con el perfume árido o
                          la púa dolorosa,
porque he aprendido a ver en las heridas
su más oculto fondo.

Y al fin me reconozco en el paisaje
que, abonado en las flores del almendro
-ahora verdes hojas-,
esta aliaga extendida me propone.

Y bendigo el limón sin amargura
que emerge de los tallos de un dolor
                          en su negada espina.

Sí, hoy me reconozco
                         en el abrojo florecido,
la hidra indomeñable o la exultante broza,
porque es en la belleza subsidiaria
                                     donde más te amo.

Poema del libro “Desde la flor del almendro”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com

 Font de l’Arbre , Sierra de Aitana. Abril 2009. Foto M Estrada

lunes, 23 de enero de 2012

Don Quijote, Don Sancho y las luces de la ciudad


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

¿Qué nos queda ya de la famélica montura
que nos vio ser intrépidos quijotes, sino el hambre?
¿Qué nos queda del delirio apasionado
por el que fuimos una vez conquistadores de fantasías?
¿O del sueño puro de amor, la andadura rutilante
tras la sombra vaga que se llamó Dulcinea?

domingo, 22 de enero de 2012

Mi vida


Foto de Fernando Medrano


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”
http://www.facebook.com/pages/Prop%C3%B3sitos-ad-versos-de-Mariano-Estrada/209447212453395


Mi vida


Mi vida son los rebaños
que en largos años
cuidé.
Los montes, sus aledaños,
las fuentes de frescos caños
para beber.

¿Acaso no lo entendéis?

Yo soy llanura y otero,
quebrada, loma, reguero,
oveja y perro a la vez.

Mi casa es viento y es frío,
solana, lluvia, rocío
y campo siempre a través.

Mi corazón es la rosa,
el ave, la mariposa,
la abeja, el polen, la miel.

Del libro “Tierra conmovida”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com


Foto JM Piña

sábado, 21 de enero de 2012

El árbol seco


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”
http://www.facebook.com/pages/Prop%C3%B3sitos-ad-versos-de-Mariano-Estrada/209447212453395


El árbol seco


Se me han secado las ramas,
mis hojas fueron al viento;
la savia ya no me corre,
pero hay dolor en mi cuerpo.

Me duele un hombre ¡fijaos!
que vino a mí sin aliento;
que ató una cuerda a mis ramas
y la pasó por su cuello.

Nos ha juntado el destino
para ponernos de ejemplo;
Yo me sequé por mandato
para esperarle, ya seco.

¡Me pesa tanto este hombre
cuya conciencia sostengo!
Yo no sabía siquiera
que la conciencia era un peso.

Las hojas ya se me han ido,
la vida ya no la siento.
Pero me duele este hombre
que vino a ahorcarse ya muerto.

Del libro “Tierra conmovida”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com

jueves, 19 de enero de 2012

Los cuernos

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita la nueva página Paisajes Literarios, que incluye varias secciones (www.mestrada.net)  y un Blog


Los cuernos

En los ámbitos de la juventud, o al menos de una gran parte de ella, los cuernos están tan devaluados que podría dar la impresión de que no solo no les importa ponerlos, que eso se comprende, sino de que tampoco les importa mucho que se los pongan, lo cual es más difícil de comprender.

Hace solo unos días, en una conversación que creo interesante y sincera, un joven me dijo que con su novia no le apetecía salir a los lugares de marcha.
-¿Por qué? –le dije yo, con una ingenuidad irreflexiva-
-Porque si estoy con ella no puedo hacer nada con otras.
-¿Es que lo harías si ella no estuviera?
-Por supuesto.
-No será tan fácil...
-Hoy sí, Mariano, hoy sí…

De lo que me dijo este joven, de lo que me han dicho otros jóvenes como él, de lo que he ido sabiendo por mis hijos y sus amigos, de lo que yo me he enterado por unas y por otras y de lo que deduzco atando cabos de todo y de todos, se podía sacar la conclusión de que los chicos, que nunca han sido adalides de la fidelidad, casi se tienen que defender de los ataques en tromba de las chicas, tradicionalmente menos predispuestas a la promiscuidad y al “cornuperio”. Sobre todo de las jovencitas. Y claro, pastando en esas praderas se adquieren ciertas costumbres o adiciones que luego no pueden sacudirse con emparejamientos más o menos precipitados:
-¿Me quieres, cari?
-Sí, cielo, te quiero mogollón.
-Entonces, ¿nos vamos a vivir juntos?
-Vale, amorcito, juntos y revueltos.

De modo que, cuerno va, cuerno viene, la convivencia en pareja –tanto da si es o no matrimonio-,  acaba por durar cuatro días.

Lo malo es que los cuernos no pueden abolirse por ley -aunque a menudo se haya pretendido-, como se encarga de decirnos la vida y como se ha encargado de decirnos la historia. Puede haber una merma circunstancial, ciertamente, y lo que habrá desde luego, en caso de imperiosa necesidad, es un sigilo mayor y un mayor disimulo en los comportamientos, pero los cuernos existirán por encima de todas las leyes, de todas las religiones y de todas las dictaduras. Recuérdese que hay países en los que las infidelidades sacadas a la luz conllevan el escarmiento público y que éste puede llegar hasta la pena de muerte. Y ni siquiera así se eliminan. Porque la carne sigue siendo la carne y las tentaciones están a la orden del día…

La época en la que escribí este soneto no era tan florida como la actual, desde el punto de vista de los citados adornos de la frente, pero ya apuntaba maneras y procedimientos. Y, en todo caso, al escribirlo, yo pensaba más bien en los cuernos  estructurales de una sociedad sexualmente normalizada, o sea, hipócrita, y no en las variaciones que se producen por esta o aquella represión, en esta o aquella coyuntura. Y, por supuesto, no le falta su cuota de humor y de ironía.

Por eso se lo he dedicado a Quevedo.

Los cuernos

A Quevedo

Destacan los del ciervo por vistosos,
el toro los entesta con belleza,
al hombre le adjetivan la cabeza,
más nacen del amor, siendo amorosos.

Aquellos que lo ocultan, vergonzosos,
hundidos y humillados por la pena,
que yergan la testuz sobre la arena
y olviden que los burlan en los cosos.

Jamás será un agravio pesaroso
llevar una profusa cornamenta,
si es juego del amor, y nunca afrenta.

Los cuernos son al fin la mala renta
de un culo zascandil, que ya no cuenta,
y deja el campo libre, que es lo hermoso.

Del libro “Mitad de amor, dos cuartos de querencias (1984)

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com



 Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


martes, 17 de enero de 2012

Poemas con dedicatoria sobrevenida 2


Monseñor Rouco Varela. Foto tomada de internet sin ánimo de lucro 



Poemas con dedicatoria sobrevenida 2

Para no alargar demasiado la primera entrega, todos los poemas con dedicatoria que dejo a continuación quedaron a la espera de una segunda. Y aunque tal vez la segunda tenga aún un tamaño excesivo, he tratado de constreñirla para evitar introducir una tercera, ya que no quiero meter a los lectores en pastos de rutina, de pesadez o de aburrimiento.
Tengo que decir que Rubalcaba repite, cómo no, y que vuelve a salirse de la norma, porque sus manos son culos de difícil asiento. El poema que tiene aquí dedicado pertenece al libro “Amores colaterales”, lo mismo que el que está dedicado a Sara Carbonero, que es otra que se sale de las casillas. En fin, espero para estas nuevas dedicatorias la bendición del Cardenal Rouco Varela, a quien encontraréis por ahí, metido en harinas de confesión.

domingo, 15 de enero de 2012

Poemas con dedicatoria sobrevenida


Rita Barberá. Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”
http://www.facebook.com/pages/Prop%C3%B3sitos-ad-versos-de-Mariano-Estrada/209447212453395


Poemas con dedicatoria sobrevenida

Explicación de la falla

Queridos amigos: estaba releyendo algunos de los trabajos recogidos bajo el nombre de “Expresiones propias”, donde se incluyen, entre otros, los “Poeminos lunáticos” y los “Poeminos de amor”. De pronto, al leer el titulado “La Alcaldesa”, se me vino a las mientes doña Rita Barberá, persona que no necesita presentación. Y no es que la Alcaldesa de Valencia, cuyo sello de identidad pudiera ser el arrojo, se parezca en nada a la del poema, sino que hay cosas que suceden así y poco puede uno hacer para evitarlo. De lo sí estoy seguro es de que esa relación casual que se ha producido en mi mente, se va a convertir de facto -y por arte de birlibirloque-, en una relación de causa y efecto. Es decir, ya no volveré a leer nunca este poema sin pensar en la Señora Barberá, aun en el supuesto de que dimitiera de su cargo, lo que parece poco probable por ahora. Que ella me premie con una sonrisa si le parece bien o me castigue con el rictus del cabreo si le parece mal, que yo estoy dispuesto a ir con diligencia del agradecimiento a la disculpa. En todo caso, a mí me da la impresión de que, políticamente, el hecho no tiene ninguna relevancia y de que moral y éticamente es inocuo.

viernes, 13 de enero de 2012

El rollo


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos:
http://www.facebook.com/pages/Prop%C3%B3sitos-ad-versos-de-Mariano-Estrada/209447212453395

El rollo


Allá por los primeros años 70, cuando el porro no estaba instalado en esta España dual y contradictoria, un amigo me dijo que al inhalar los humos de un peta entraba en los jardines de Príapo y no salía de allí hasta que no se le pasaban los últimos efectos y volvía nuevamente a la realidad monda y lironda.

Dichosas ellas.

Claro que no siempre que pasa igual sucede lo mismo. Así, otro amigo me dijo que a él le pasaba justamente al revés, o sea que, al encontrarse en una situación parecida, el inquilino del bajo manifestó claramente que no se levantaba.
-Entonces, ¿hoy no bajo D?
-No, hoy se me ha metido entre las cejas el pedal de la bici.

Ni que decir tiene que fue el segundo caso, y no el primero,  el que me llamó realmente la atención:

-¿Cómo que no se levantaba?
-Que no, tío, ni aunque hubiera llamado a la grúa.
-¿Le enseñaste el horizonte?
-Naturalmente. Y era bueno
-¿Le pusiste delante la zanahoria?
-Que sí, coño, que sí…
-¿Y qué?
-Pues eso, igual que si le hubiera puesto a una vaca
-Y ella, ¿qué hizo?
-¿A ti que te parece? Me llamó marica y medio…
-¿Y lo eres?
-¿Qué dices, muchacho? ¿Se puede ser uno y trino, tres en uno, cuarto y mitad? Yo he sido siempre entero y verdadero.
-Vamos, un hombre de una pieza.
-Eso, de una pieza…

Pues ahí dejo las cosas, con el pequeño retrato que les hice, en el que quedaron fijadas para siempre.

Un abrazo


El rollo

- No te canses, comadre,
que no es buen rollo
revolcarse en la yerba,
si no es de un porro.

- Pero tío, ¡qué dices!
A ver, explica.
¿qué le pasa a tu cuerpo
que no se excita?
¿Tiene cruces de neuras,
brotes de nauseas?
¿Tiene fugas de hormonas,
abscesos, traumas?
¿Qué le va, lo asexuado,
lo hermafrodita?
Pues a ver, camarada,
lo que te pica.

- Vale, tú, no te pases,
tampoco es eso.
Que si quiero los porros,
también el sexo.

- Lo que quieras, compadre,
no me lo cuentes;
lo que sé es que te cuelga
lo que no metes.
Que a lo vivo, lo vivo
no se te eleva;
con el porro te duermes
y luego, mierda.
De manera que, tronco,
constata el hecho:
Maricón que se esconde,
marica y medio.
Lo demás es un cuento
como una casa;
tu moneda es un culo
por las dos caras.

De la serie “Expresiones propias”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com

martes, 10 de enero de 2012

A pesar de la Distancia No quiero olvidarte.


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

A pesar de la Distancia No quiero olvidarte.

Distancia

¿Cómo librarte de un abrazo
que no ocupa lugar
y se sustenta en el recuerdo?

domingo, 8 de enero de 2012

Amor: dos poemas para el contraste


Foto tomada en El Charco, Villajoyosa


 Amor: dos poemas para el contraste


 Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”
 http://www.facebook.com/pages/Prop%C3%B3sitos-ad-versos-de-Mariano-Estrada/209447212453395


1.- Enajenación

Es cierto que tu forma me robó
la capacidad de discernimiento
y que seguí tus pisadas sin hacer preguntas.

Es cierto que perdí la voluntad,
el corazón y la memoria,
que tu merced se adueñó de mis sentidos
hasta el punto de forjar un hombre en precario.

Pero ¡ay!, también es cierto
que hasta ese instante preciso
mi cabeza no sabía del laurel
y mi pecho no entendía de felicidad.

¿En qué voy a apoyarme, por lo tanto,
para abjurar de esta gozosa locura?

No, no… ¿Qué digo?
Desde mi triste y recuperado entendimiento,
lo que quiero es que tus besos me condenen
a la enajenación más audaz y duradera.

Del libro “Azumbres de la noche”


2.- He despojado tu hierro…

He despojado tu hierro
de pátinas y herrumbres.
He sometido tu tronco
a una lenta gubia.
He llegado, en fin, a la verdad,
tu estricta esencia.

Permíteme, pues, que me acomode
en el surco acanalado de tu vientre,
que profundice tu entraña
para hacerla mía.

Yo fui purificado en el camino
que conduce a tu desnuda madera.
Como tú, estoy desposeído de corteza aleve,
de engañoso azúcar.
Mis manos, sin agobio de mudanza,
te han tomado a ti
para poblarse de vida.

Del libro “Azumbres de la noche”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios
Blog: http://paisajes.blogcindario.com

miércoles, 4 de enero de 2012

Hoy me pesa el amor



Tomado de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


Hoy me pesa el amor

Hoy me pesa el amor en las enjalmas
donde llevo un aloque de limón,
                                un vino arrabalero.

Me ahogan los abrazos
espesos de las hidras, la fijeza
del beso mineral, las púas
                              erectas de la rosa.

He llegado a la sed.
He encallado en la sal, en los alfaques
profundos de la herida:
allí donde la arena es un dolor
de herrumbre y arcosolios.

Mi cetro es un escriño de ceniza,
un arrope de lirios sin rizoma...

Y yo mismo ¿qué soy
sino un falucho triste
o una malva creciente
                 de miedo y tembladera?

Hoy me pesa el amor en los hortales
excelsos de la carne o en los
hondos bajíos de la mar:
de esa mar sin bateles
que al tiempo que me absorbe me vomita.

Del libro “Desde la flor del almendro”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

lunes, 2 de enero de 2012

Preguntas


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


Preguntas

Les quiero preguntar a las luciérnagas,
al pájaro nocturno o al madero de la puerta
¿Por qué tu corazón se ha desprendido de la luna?

La primera en la frente:

¿No decían que no subirían impuestos? Tararí
¿No decían que iban a eliminar empresas públicas improductivas, que en realidad  son pesebres onerosos o impúdicas colocadoras de amigos? Tararí
¿No decían que iban a adelgazar la administración? Tararí que te vi

¿Tendrán razón los que dicen
que vas detrás del dinero?
Mira que yo no soy rubio
y, amén de bajo, soy feo…

La segunda en la boca:

¿No decían que iban a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, y nos pusieron a todos por testigos?
¿Por qué han mentido a la primera de cambio y han puesto el programa en cuarentena?

Tu boca sabe a mentira,
tu corazón a veneno,
te da en la cara el engaño
y encima tienes un velo.

Pero vamos a ver:

¿Por qué no han suprimido ya los coches oficiales y que cada cual acuda al tajo con el vehículo propio, sea metro, moto, coche o bicicleta?
¿Por qué no eliminan los móviles y que cada quisque se lo pague de su bolsillo como el resto de los mortales que aún no vivís y ya os llamo yo mortales?

¿Adónde acaba el filo de esta lanza,
este aciago virote o esta lezna?

¿No advertís que traspasa con dolor
el humilde costado de los contribuyentes?

La tercera en el pecho:

¿Por qué no suprimen los insultantes privilegios de los políticos, que son generadores de agravios comparativos y de monumentales cabreos?
¿Por qué no obligan a los directivos de las cajas de ahorros, intervenidas o no, a devolver el dinero que se han permitido llevar de bóbilis bóbilis?

¿Adónde acaba el rijo, la vesania,
el túrmido venablo?
¿En qué satisfacción se rinde el vértigo?

El gobernante dice:

Han quedado en el aire la revolución y las filosofías
porque todo pensamiento se ha volcado hacia ti.

Se refiere al poder

Y justifica:

Te tengo tan a mano
que casi es imposible
desatender el roce.

El gobernado está dolido y ésta es su queja:

Teñido del dolor de las espinas,
estoy en el ramblizo de una ausencia larga

Se refiere al bienestar, que huye como liebre por los derrumbaderos.

Y sigue:

Me calcina la luz, la sed
me inunda y el destino
se extiende frente a mí
como un pasto de abrojo.

Y nada más, amigos, solo deciros que del cuerpo de los más desfavorecidos:

Gotean las azudas de la sangre.

¿O qué otra cosa son las enormes colas del paro?

Un abrazo

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios