Buscar este blog

jueves, 24 de septiembre de 2020

Un mal recuerdo

Rosa en la plaza de San Marcos, Venecia (1975)

Un mal recuerdo

En un restaurante de Venecia se nos pegaron dos hombres desconocidos. Uno de ellos dijo ser cónsul de Perú o de Chile, no recuerdo bien. El otro era mucho más joven. Al día siguiente se hicieron los encontradizos, se sentaron de nuevo con nosotros y pretendían que nos siguiéramos viendo. Finalmente, como no nos gustaba su conversación ni las extrañas preguntas que nos hacían, les acabamos dando esquinazo. Nos dejaron un sabor de boca desagradable.
     Tiempo después, cuando supe las cosas que les habían sucedido a otros en Italia –a nosotros nos robaron las maletas-, me vino a las mientes la idea de un posible secuestro. Me entraron verdaderos escalofríos. ¿Cómo interiorizar una tortura semejante? ¿Qué hubiera sido de ti? ¿Y de mí? ¿Qué hubiera sido de nosotros y de nuestras familias? Sin que viniera mucho a cuento, me asaltó la figura de Dirk Bogarde, protagonista de Muerte en Venecia.
     Pero el recuerdo era lúgubre, así que lo intenté rebajar con unas dosis de humor y me hice la siguiente pregunta: ¿Qué hubiera sido de Venecia sin ti? Entonces se me puso delante el afilado rostro de Charles Aznavour, que sumía el ambiente en un estado general de soledad y de tristeza.

viernes, 18 de septiembre de 2020

De las tablas de multiplicar a Rosalía


 

 Martina, jueves 17 de septiembre

De las tablas de multiplicar a Rosalía

No cantaba victoria. Me estaba diciendo que en el colegio ya habían empezado con la tabla del dos. Por un momento pensé que la tabla del dos era una partida de ajedrez en la que ambos contendientes habían quedado empatados. Pero empatar viene de pata, me dije, o sea que en realidad no sé si el caballo le había dado jaque a la reina o el alfil se había merendado a la torre. Sin embargo, algo tenía que ver con lo que habían hecho los niños en el colegio. Miré el calendario laboral y vi que ese día habían tenido matemáticas. Intuitivamente, yo pensé en Descartes. Y todos me dieron la razón. Todos menos Kant, que quiso ir más allá y me dio la razón pura. Total, que tuve que admitir que dos por dos son cuatro, que es el modo geométrico de pensar, tal como dijo Spinoza.

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Sonrisa mellada

Martina. Foto de Patricia Estrada

Sonrisa mellada

La sonrisa de Martina
tiene pies de bailarina:

el derecho en el salón,
el izquierdo en la cocina.

domingo, 13 de septiembre de 2020

Hoy es el 45º aniversario de nuestra boda

 

Rosa y Mariano, a la salida de la Iglesia, Villajoyosa, 13-09-1975

Hoy es el 45º aniversario de nuestra boda. Rosa y yo lo hemos celebrado en la intimidad y nos hemos deleitado con algunos recuerdos. Ha sido gratificante. La foto recoge el momento en el que salíamos de la Iglesia de la Asunción de Villajoyosa y nos caía una lluvia de arroz. ¿Será por eso por lo que nos gusta tanto la paella?

Boda

El traje te sentaba muy bien. Tenías los ojos resplandecientes y el pelo ligeramente ondulado. Estabas muy morena y caía sobre ti el brillo de la felicidad,  la elegancia de la sencillez y la deslumbrante belleza de la inocencia. Una voz amiga entonó con muy buen timbre el Ave María de Schubert. El mundo era feliz y nosotros ocupábamos el epicentro. No en vano se estaba celebrando nuestra boda. Era el 13 de septiembre de 1975. Dormimos en casa. Al día siguiente salíamos en coche para Barcelona y en barco para Génova.

Del libro Rosa entre las rosas: cuarenta años de amor (2014)

sábado, 12 de septiembre de 2020

Para el amor

 

          Rosa y Mariano, frente al géiser lago Lemán, Ginebra, hace 30 años.
 
 

Para el amor

Para el amor he vivido.
Y para el verso.
Para prender con las manos
los alamares del viento.

Para la vida.
Porque la vida es aliento:
Abrazo, palma con palma,
y corazón y requiebro.

Para el amor he vivido,
para el amor estoy hecho.
Para agotar con los labios
el hontanar de los besos.

Mariano Estrada
Del libro Poeminos de amor (2013)