Buscar este blog

jueves, 14 de octubre de 2010

Quiero volver a ese mar

Fotografía de Fernando Medrano

Ver PPS de Mar:


Quiero volver a ese mar


Yo tengo toda mi pena
en esta playa de arena,
en este mar de color.

Donde tus pies anduvieron,
cuando tus ojos me hirieron
para llenarme de amor.

Y para andar,
quiero volver a ese mar.

Recuperar el momento
en que tu amor, como el viento,
bebía de este lagar.

Quiero volver a ese mar

Y prolongar el sendero
de aquel amor prisionero
de tu forma de mirar.

Y caminar,
Y caminar…

Ganar el acantilado
del que me vi despeñado
por un oscuro cantar.

Con otra voz.
Hacia otro mar.

El cantar de una sirena
que me dejó en esta pena
que yo pretendo enterrar.

De la serie “Poe-canciones”

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog: http://marianoestradavazquez.blogspot.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

13 comentarios:

  1. Mariano, Poeta Amigo...Me enamora leerte en tu poesía, donde el mar, ese mar se convierte en el destino, el testigo de un amor inolvidable.
    Es el mar ese refugio único, de los seres que se aman...También yo , quiero dejar mi alma en el mar.
    Graciasss, por tu sentir, tu poesía, tu mar que te inspira.
    Un beso lindo de mi alma que navega en el mar de tu alma.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Celina:
    Yo soy de tierra adentro, pero hace 37 años que vivo al lado del mar, y eso ya marca. Ahora tengo dos amores: mi tierra de nacimiento, que tiene río y montaña. Y mi tierra de adopción, que tiene mar y montaña. Los dos tiran de mí con fuerza y yo me dejo querer. Con infinito gusto.
    Gracias. Y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mariano:
    No tendría que repetir lo que por correo no hace mucho te expresé.Pero tengo que reiterarlo.Me encanta tu manera de decir lo que los que no tenemos tu pluma quisiéramos expresar. El mar tiene el encanto de atraer aún a aquéllos que vivimos lejos de sus playas.
    Un abrazo con esencia chaqueñísima y con el corazón correntinísimo.
    Victoria

    ResponderEliminar
  4. Hola, Victoria: gracias por tu siempre generosa opinión. De esta serie, llamada poe-canciones, no es que me sienta muy orgulloso. Al final son híbridos, que no son ni una cosa ni la otra. O son las dos. Es cierto que hay híbridos preciosos en la naturaleza, pero éstos no lo son tanto. Digamos que son aceptables.
    Un abrazo a Chaco y a Corrientes
    Y un beso para ti.

    ResponderEliminar
  5. Mi estimado amigo Mariano:
    Poesia,elegante como la que tú escribes, que tanto me recuerda a nuestro querido poeta Ferderico Garcia Lorca... con ella no necesito alimentarme mejor, me ha llenado tantísimo que hoy no he necesitado otra cosa.. gracias por tan dulce manjar.

    un abrazo

    majo

    ResponderEliminar
  6. Hola, María José: oír palabras bonitas endulza mucho el oído. Leerlas también. Y las tuyas lo son, evidentemente. Tal vez demasiado...
    Pero me alegro de que así sea y te doy las gracias por ello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. natalia_sara_48@hotmail.com17 de octubre de 2010, 0:01

    El mar seduce de una forma extraordinaria, y a nosotros nos gusta ser sus prisioneros. Ya con ventisca que acaricia, ya con bruma envolviéndonos, ya con tibia tarde de primavera y los pies en su arena acariciándonos, mientras observamos la inmensidad de su bravura!!!!!!!!!Muy cálido y tierno tu mensaje................

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, Natalia Sara, el mar nos seduce con sus muchos encantos. Y si encima lo relacionamos con una historia de amor, entonces nos envuelve con una atracción obsesiva.
    Muchas gracias por tu bonito comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Y el color del mar pesa como la soledad que dejas tras la estela de tu ola.
    Y tu recuerdo se borra como el camino en la arena.

    Es difícil no escribir sobre el mar que cubre el horizonte que tienes la suerte de ver cada día. Lo que haces tú fácil es cantar la poesía como si de un discurso sin importancia se tratase.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Este comentario no lo había visto yo, querido Anónimo.
    Por cierto, aunque hay detalles que pueden sugerirme quién eres, no voy a entrar otra vez en el juego. Voy a hacer como que no sé de la misa la media
    Pero temo que las cosas que digas vayan completando tu cara. Y entonces ya no podré leerte sin dibujártela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Sin precoupaciones, porque si ese temor siquiera aparece evitaré dejar detalles para que mi cara nunca se dibuje por si eso condujera al hecho de que no me leas.

    ResponderEliminar
  12. Esa preocupación no debes tenerla: no sólo leo todos los comentarios, sino que además los contesto.
    ¿Qué cambiaría? Pues que las respuestas serían menos impersonales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. El mar, la luna el amor... la seducción eterna. La caricia del aire de mar, caminar por la arena y besar y abrazarnos... sólo con la cristalina luz de la noche de testigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar