Buscar este blog

sábado, 13 de julio de 2013

Cumpleaños de Patricia, 13 de julio del 2013

Patricia y Martina, Playa del Paraíso, Villajoyosa




Cumpleaños de Patricia, 13 de julio del 2013

Hoy, 13 de julio, es el cumpleaños de Patricia, el primero que celebra como madre. Martina ya tiene diez meses. Es guapa, está sana, come bien, duerme bien, es inquieta y es buena.  ¿Qué más se puede pedir? Si yo no fuera su abuelo, diría que tiene una sonrisa maravillosa. Pero como lo soy, digo que tiene una sonrisa maravillosa y unos ojos preciosos y pícaros, con los que nos cautiva y nos enternece. Yo la llevo a las flores y se las pongo en la mano. A ella le gustan, pero se las quiere llevar a la boca, por lo que hay que decirle que las flores son caca. Ya veis la contradicción. También son caca las hojas y las hierbas… Ella insiste en comérselas y, naturalmente, hay que decirle que no: “No, Martina, a la boca no”. Y entonces  saca un genio rebelde… Pero no pasa nada, tú le cambias el rollo y a otra cosa. Y luego a otra y a otra, porque las horas son muchas y un niño se cansa de todo. Rosa lo hace muy bien. Bueno, Rosa lo hace todo muy bien. Y Patricia no digamos. ¡Hay que ver qué soltura se adquiere en diez meses!


Hoy Patricia merece una doble felicitación porque tiene una doble felicidad: la de los años que cumple y la de ser su primer cumpleaños como madre. Martina tiene diez meses, como digo. Y no es que sea guapa, es que es guapísima. Lo digo como abuelo, naturalmente. No puedo renunciar a ese cargo que, por más que sea un regalo, cuesta tanto alcanzar. Es una de las pocas cosas que no perderemos nunca frente a los jóvenes. Ser abuelo es rescatar del pozo del tiempo la esencia imperecedera de los hijos. Y sin pagar peaje. Aunque nos cueste algún esfuerzo.

Felicidades, Patricia. Tu vida se ha complicado un poquito, pero se ha engrandecido de forma considerable. Rosa y yo te queremos a ti como Pablo y tú  queréis a Martina. Querer y sentirse querido,  amar y sentirse amado. Esas son las bases para cimentar el futuro. Lo demás se irá pegando a vosotros y a vuestros naturales deseos de prosperidad.

Un beso de cumpleaños feliz
Rosa y Mariano

10 comentarios:

  1. Hola Mariano!
    Por cierto que en cada nieto/a vemos duplicado al hijo/a,y te lo dice alguien que tiene tres hijos y nueve nietos, lo cual,matemáticamente,ya da una triplicación.Ni que hablar cuando en un comedor familiar hay que albergarlos a todos, incluyendo yernos, nueras y abuelos, por supuesto, y en mi caso, también una bisnieta.Pero ese es otro asunto.
    Lo que ahora importa es felicitar a través tuyo a esta cumpleañera, madre estrenada, y junto a Patricia, saludar y felicitar también al abuelo Mariano por tan lindo mensaje y tan tiernas palabras dedicadas a Martina, que luce tan preciosa como su madre.
    Un abrazo transoceánico y felicidad para todos.
    Victoria

    ResponderEliminar
  2. Hola, Victoria:
    Tú si que sabes de estas cosas. Con nueve nietos a la espalda no solo se adquiere el doctorado, sino también el billete de la eterna felicidad, y más aún cuando hay una bisnieta por medio...
    Por cierto, la madre de Rosa, que es mi suegra, empata contigo en bisnietas y te gana en nietos por dos, pero ella tiene ochenta y tantos años. Cuando tú llegues a esa edad, seguro que la superas con creces.
    Y pensar que esto era lo normal hace unos años en España... Ahora tenemos una media de 1,3 hijos por pareja. Por cierto, yo sé cómo se hace un hijo, pero un tercio...
    Gracias por tus deseos de felicidad. Patricia será puntualmente informada de tu comentario, aunque creo que será ella misma quien lo lea.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mar:
    Ahora mismo, Patricia está de celebración, con Pablo y con sus amigos. Y creo que van a estar para rato. Como tienen abuelos... O sea que esta felicitación no la verá hasta mañana...
    Me alegra verte, espero y deseo que estés bien. Al igual que Victoria, tú también sabes mucho de nietos.
    Gracias y un fortísimo abrazo.
    Mariano

    ResponderEliminar
  4. Ay pero que palabqas. O qué carta tan bella le has escrito a tu hija Patricia. Me has ""enchinado "" toda la piel de mi cuerpo... Éste es el mejor regalo que un hijo puede recibir.

    Ah cómo extraÑo a mis papás !!! Yo le deseo a Patricia que ustedes duren muchos añors porque toda la vida los necesitamos,..

    Nada mejor para nuestros hijos como tener ABUELOS !!! Y ya estoy llorando asi que Bye.

    ResponderEliminar
  5. Que maravilloso poder hacer acompañamiento a los hijos de la forma en que lo haces Mariano, Un gran orgullo para patricia con un papito que hace poesía al rededor de toda su forma de vida. Felicidades a tu hija y para ti que Dios te permita disfrutar de esos ojos preciosos de martina. Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Diana:
      Yo creo que el solo hecho de tener a un niño en los brazos te hace percibir el mundo de otra manera: te hace ver las cosas que son importantes, las que son accesorias. Es más, creo que te hace ser mejor. Así, sin comerlo ni beberlo, como por arte de magia. Lástima que no tengamos siempre un niño en los brazos...
      Gracias por tus buenos deseos. Yo también los tengo para ti.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Felicidades, Patricia. Que todas las olas del mar, convertidas en espuma de amor, besen la cara de tu hija y tú disfrutes muchos años de la mayor fortuna que el cielo nos otorga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo: espero que Patricia pueda ver mañana esta preciosa felicitación. Y espero también que ella sepa quién eres. Mientras tanto, yo te doy las gracias por tan buenos deseos. Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola, Ángela: bien sé que tienes la sensibilidad a flor de piel, y mucho más ahora que eres madre reciente. Por eso te ha llegado tanto esta felicitación a Patricia, que es hija y es madre. Como tú. Solo se diferencia de ti en sus padres viven y los padres de Pablo también.
    Martina tiene la suerte de tener 4 abuelos. Porque yo estoy contigo en que los abuelos son un bien, más allá de la ayuda que puedan prestar en determinados momentos. Un bien en sí mismos.
    Gracias por tus palabras y por tus buenos deseos, que son los mismos que yo tengo para ti y para tu familia.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar