Buscar este blog

lunes, 2 de mayo de 2011

La ventana

Ventana ciega, csa familiar, Muelas de los Caballeros. Foto M. Estrada


La ventana

Esta que veis ahí no es una de las ventanas que mandó cegar Alberti con insistencia en el poema “El ángel envidioso”. Esta es una ventana cegada de la casa familiar, donde yo amé y fui amado de niño. Está situada en Muelas de los Caballeros, Zamora, y ha sido sometida a rehabilitación por parte de mi hermana, que también amó y fue amada de niña. Todos. En esa casa, todos nos quisimos con locura, incluidos los gatos y los perros.

No da a ningún sitio, la ventana. No tiene por qué, solo es un objeto de decoración o de embellecimiento. Es decir, lirismo puro. No todo tiene que tener una utilidad práctica y evidente, hay cosas que solo son útiles para endulzar la vista, que no es poco. En realidad es como una hornacina. O, mejor, como un cuadro, un cuadro formado por un lienzo más o menos rugoso de pizarra de la cantera local, enmarcado por jambas de granito y bordeado por una línea de cielo difícilmente azul, como eran los cielos de Alfonso Grosso. Los adornos son accesorios y coyunturales, pueden estar o no estar, o estar en días festivos, en tardes de pasión o en noches de blanco satén, y también pueden ser estos u otros, más grandes, más pequeños, más redondos, más estilizados y elegantes, dependiendo de que al usuario le guste más El Greco o Murillo.

La ventana, no. La ventana es esencialmente fija, además de ciega ¿Quién dijo que una ciega no puede ser hermosa? ¿Quién dijo que una hermosa no puede ser ventana? Es ventana ciega y hermosa.

Normalmente, las ventanas son transmisoras de luz. Esta, no. Esta es transmisora de belleza y de felicidad y de poesía. Está ahí para eso, para alegrar la vista al usuario sin que éste mire a su través otros paisajes o bellezas, como el monte o el río o los árboles frondosos de la plaza, sino mirándola a ella, mirando su belleza de ventana que no tiene exterior. Por eso está vestida tan guapa, para llamar la atención. Y de verdad que la llama. Cada persona que la visita se va corriendo hacia ella: ¡Vaya, qué cosa más hermosa! No, por favor, no me llames cosa, llámame ventana, soy mujer, soy presumida, soy mujer presumida, soy mujer-ventana presumida… ¿O no ves que estoy viviendo en ti, en la alegría que desprenden tus felices ojos?

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog http://paisajes.blogcindario.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

16 comentarios:

  1. Yo no la veo ciega... supongo que depende con los ojos que se mire como casi todo.

    Saludines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
  2. Pues es una interpretación, Irma, como si fuera un poema. La ventana-poema. La ventana-mujer-poema.
    No seré yo quien contradiga a una mujer, cuyos ojos ven lo que ven y no lo que otros le digan.

    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mariano: Siempre me ha resultado un misterio una ventana cegada. Las he visto en muchos lugares, sobre todo en iglesias románicas y mi pregunta es: ¿fué antes ventana abierta al mundo y fue posteriormente clausurada, o fue siempre un simple muro adornado a modo de ventana? He aquí la cuestión.
    ¿Cómo fué la ventana de tu hogar infantil, adorno o ventana?
    Un abrazo. Ascensión

    ResponderEliminar
  4. Es curiosa esta ventana
    con arrebatos de estrella
    que queriendo ser distinta
    quiso ser ventana ciega

    Renunciando a los cristales
    que son como lanzaderas
    del fisgoneo hacia dentro
    y del descaro hacia fuera
    nuestra ventana ha logrado
    que el mirar se centre en ella

    Y ahora, en fin, viene la coda
    de metafísica idea
    ¿Cómo puede una ventana
    ser ventana sin su esencia,
    sin ser para que otros miren
    el mundo a través de ella?
    Mariano, yo no lo entiendo
    sácame de este dilema

    Aunque… hornacina o ventana
    cuadro, nicho, hueco o cuenca,
    si en su entorno hubo cariño
    lo que sea es cosa bella.

    Un abrazo. Santos

    ResponderEliminar
  5. Hola, Ascensión: una pregunta que yo no sé contestar en toda su amplitud. Sí te puedo decir que la ventana de la foto está hecha así cuando se hizo la rehabilitación, pero procedía de otro lugar de la casa y también estaba cegada. Es más, hay ottras ventanas en la casa que son ciegas. Yo creo que como los muros eran tan anchos y daban para ello, estas ventanas se hacían a modo de alacenas o pequeños armarios. Algunas tenían puertas y mi madre aprovechaba para poner dentro la ropa interior. Había otras ventanas más profundas que no tenían la losa, sino que daban a una cavidad más o menos grande, que se llenaba de objetos.
    Supongo que en algunos casos serían antes ventanas y luego fueron tapiadas o cegadas por cambios en la dsitribución de la casa...
    Es cierto lo de las Iglesias románicas...
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Mariano, mi Amigo-Poeta.Què hermosa descripciòn de tu ventana; se ve y se siente hermosa.Es ventana ciega y hermosa!!! Es portadora de todo ese amor de locura que vivieron hasta los gatos y los perros que habitaron en esa casa donde ella tambièn, habitò.
    ¡¡¡Sì, es verdaderamente, hermosa!!!. ¡¡¡Yo dirìa que es una ventana testigo de muchìsiiimo amor...¡¡¡Una Ventana con vista al Infinito!!!.
    Me encantò, Mariano, leerte, y, como siempre!!!.
    Gracias Poeta de los sentires lindos. Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Santos: lo quieras o no, has hecho una versión del artículo, pero en verso, que entraña mayores dificultades. Y lo has hecho realmente bien. Mi hermana se va a poner contenta de que su ventana sea objeto de tantas atenciones. Digo mi hermana, porque ella y mi cuñado son los responsables de que la ventana esté ahí. Y son los que realmente la disfrutan.
    Gracias por tan bonito poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, Celina: de todo tu comentario, que es generoso a rabiar, me ha llamado la atención esta frase: "Una ventana con vista al infinito". Solo hay que mirarla, después cerrar los ojos y dejar que vuele la imaginación. Las fantasías no son otra cosa.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mariano, quién dice que la ventana no deja ver nada? Le veo desbordar amor,por cada lado. Es bella y útil, cuando la miro, me recuerda que la diversidad, no es justificación, para diferenciar lo imperfecto. Todo lo contrario, lo imperfecto es bello, porque nos deja ver más allá de las diferencias.

    ResponderEliminar
  10. Hola, corazón enamorado: la ventana es objetivamente hermosa. Fija y hermosa. Sería también prescindible, sin menoscabo para nosotros, para nuestras primeras necesidades. Pero es útil al espíritu, que lo eleva a través de su propia belleza y de la fantasía que provoca en nuestros ojos. En ese sentido, muchas de las cualidades que se le atribuyan no son de la propia ventana, sino de las personas que la miran. Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Mariano,el que escribe,que tambien ha nacido en un pueblo,alguna ventana cerrada he visto,evitaba el frio ,nos valia como"despensa",etc.Tenia su encanto.
    Respecto a que en vuestra casa reinaba mucho amor,y que repercutia en los animales,para mi quiere decir que en esa ,vuestra casa,la gente que la habitaba era muy,muy buena gente.
    Un abrazo amigo
    Aladino

    ResponderEliminar
  12. Hola, Aladino: cuando yo era niño iba mucho con mi padre, que se iba saludando con todo el mundo:
    -¿Cómo estás, Daniel?
    -Muy bien, ya lo estás viendo
    -¿Y la familia?
    -Pues mira, yo soy el peor...

    Pues eso te digo yo a ti, Aladino: "yo soy el peor". Muchas gracias por la interpretación que haces del relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pero que maravillas escribes¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    pepe

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Pepe, tú sabes bien que un texto adquiere valor y sentido cuando hay alguien que lo lee y lo aprecia. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Sabes, me encanta tu ventana "Esa" precisamente a la que le cantas y envuelves a la familia toda , a los perros y gatos de la casa, lloro, si, recuerdo una ventana que pintamos con mis hermanos en una muralla del patio de atrás.
    Siento que la vida, siempre trae a mí, lo que necesito, mira nada más, HOY/ AQUI, me dejas ingresar a tu vida y me acercas a la memoria de mi propia vida.
    SI, ES MUY HERMOSA TU VENTANA Y AGRADEZCO que me dejes ver , esa preciosa luminosidad que de ella emana y me va alegrando el día.
    Saludos, desde Chile
    Bienvenido a mi vida
    Rossana

    ResponderEliminar
  16. Hola, Rossana: tu comentario es realmente conmovedor. Me alegra que esta ventana cegada te haya servido de retrovisor para llevarte a un pasado tan entrañable y con una memoria tan viva.
    Tanto la tuya como la mía son ventanas de amor que llevaremos siempre en el recuerdo.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar