Buscar este blog

domingo, 6 de enero de 2013

El yugo



Rosa, Venecia, 1975


El yugo

Que tu cuerpo origine en mi boca candoroso azúcar
o constituya en mis ojos una nube de adinamia,
en nada justifica que me cubras de acritud,
                                           de oprobio, de salmueras.

Me has atado al carro con un yugo de viento.
Me das para beber la piel sudada.
Me azuzas el oído con un látigo de acíbar.
Dispones una alcoba en el desván
                                        para que pase la noche.

Y, entretanto, ¡ay!,
                           tu perro duerme contigo.
¿Por qué no atiborras mi vientre
                            con un puñado de piedra?

Si subo, baja.
Si logro sonreír, de qué.
Si digo que me voy, adónde.
Calla, no preguntes, a quién miras…
Si te pido un beso, ¡Dios, un beso!
¡No está helado el frío!
¡No hace tiempo que los montes
                                   se perfilaron de nieve!

Tus palabras, ésas.
Y tu cuerpo ahí, forjado en un taller de Alejandría,
con capiteles corintios y el barro antiguo de Roma.

Ménade, bacante, barragana…
Yo sé que encubres un trato con el vino.
Pagaré la vid al precio de la sangre,
pero yo seré tu dios
                      y tú te perderás para ser mía.

Del libro Azumbres de la noche

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario