Buscar este blog

viernes, 29 de noviembre de 2013

El banco de los sueños




                                Rosa y Mariano, Playa del Bol Nou, Villajoyosa, nov. 2013

El banco de los sueños

Había pasado un tiempo sin saber nada de ella. Estaba solo en casa y el teléfono me pilló desprevenido.  ¿Diga? –contesté mecánicamente.
-Soy yo –repuso una voz serena que lo dejó todo en silencio.
-¿Tú?… ¿Desde dónde me llamas? –susurré con palabras temblorosas.
-¿Eso es todo que se te ocurre decir? Quizás deba colgar…
-No, no cuelgues, no cuelgues… Estoy recuperando el aliento.
-¿Hasta ese punto te he sorprendido?
-Hasta ese punto.
-¿Me amas todavía?
-Más que nunca.
-Entonces nos vemos en el banco de los sueños.
-Imposible, el banco desapareció  cuando arreglaron el parque…
-¿Y quién ha hablado del parque? Nos vemos en el banco de los sueños, se encuentre donde se encuentre. Si me amas, sabrás llegar hasta él. Si no me amas, no hace falta que salgas de tu casa, porque nunca lograrás encontrarlo. Pero atiende bien: ocurra lo que ocurra, yo estaré allí, esperándote, como las noches del invierno esperan la salida del sol.
Del libro Los territorios de la inocencia (2016)
Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

9 comentarios:

  1. Eres puro corazón...
    Eres tierno...

    ResponderEliminar
  2. Precioso, y la foto muy apropiada, me encanta.

    En mi banco te abrazo poeta.

    Angela.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Anónimo: yo quiero un corazón que lata: ¡Qué lata de corazón!. En mi pueblo solíamos decir: "Mi corazón palpita como una patata frita. Y late como un tomate". Pero entonces éramos niños y puros. Puros corazones que desverban.
    Patata frita, tomate... Voy a tomarme un huevo en la cena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Ángela: tú conocías una foto muy parecida. El mismo lugar, el mismo banco, solo cambian un poco las posturas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Este poema me gustó muchísimo por que menciona el amor y el sueño,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, anónimo:
      En este caso, el amor y los sueños van de la mano. Me alegra que te guste. Un abrazo

      Eliminar
  6. Me gustó.Un poquito descortés el que llama.

    ResponderEliminar
  7. ¿Descortés? No lo creo. Es la urgencia del amor. El ímpetu del fuego. Me alegro de que te gustara, Susana. Un abrazo

    ResponderEliminar