Buscar este blog

martes, 27 de diciembre de 2016

Tres árboles en tres lugares del mundo


Dunas desierto de Namibia
Pájaros
Un día los pájaros se echaron a volar con el propósito de  conseguir alimentos para los suyos, pero la sequía era tan grande que en el campo no había gusanos  para todos. Muchos de ellos, afligidos por enormes pesadumbres, quedaron atrapados en parameras interminables, arboledas agostadas, humedales desaparecidos y matorrales agónicos y terrosos. No pudieron volver con sus polluelos que, desesperados, saltaron de los nidos porque sus bocas  eran cuevas de hambre. Ya en el suelo, solo encontraron polvo de amargura sobre una alfombra mustia y seca. (2012)


Ábol resistente.Foto tomada en Mali

Analogía
Nos agarramos a la vida como los árboles se agarran a la tierra. Y cuando va faltando la tierra o la vida nos agarramos a los últimos suspiros de la esperanza. (2016)


Un algarrobo seco en Benidorm

A una rama

Frente a esa claridad,
frente a ese monte, donde todo
es elocuente y gárrulo,
tú, árbol preterible, rama íntima,
me ofreces una flor
que desmorona el tiempo
y reconduce la mirada.

Ahí, en ese humilde tronco,
donde ya ningún hacha se detiene,
yo he injertado la luz de la pupila.

Y me siento mejor
porque te alumbro y amo.
Y comprendo mejor, porque los ojos
me crecen saturados de inocencia.

 Del libro Hojas lentas de otoño (1997)

Textos: Mariano Estrada
Fotos: Fernando Medrano

No hay comentarios:

Publicar un comentario