Buscar este blog

martes, 27 de septiembre de 2016

La vida al final de los 70


Mariano Estrada, Villajoyosa, finales 70. Foto Rosa Corrales


La vida al final de los 70 

No es que jugáramos al escondite, jugábamos a la felicidad. Paseábamos por la playa, nos hacíamos fotos entre las rocas, en los espigones del puerto. Nada nos perseguía, nada nos agobiaba, el tiempo era un aliado seguro, el sueño era percibido como posible, la esperanza era una promesa con fundamento, las noches no tenían presagios ni sobresaltos…

No sé hasta qué punto éramos conscientes de nuestra vida, pero vivíamos con más certezas que dudas, con más alegrías que tristezas, con más sonrisas que lágrimas. Los problemas eran siempre solubles. Los caminos eran todos transitables y llevaderos. Al final de un propósito no había nunca una negación o una muralla, sino una meta de satisfacción, un sueño que se cumplía. 

¿Y no nos faltaba nada de nada, señor optimista retroactivo? Claro que sí, nos faltaba casi todo de todo, pero teníamos paciencia, teníamos sosiego, teníamos fe, teníamos confianza, teníamos ilusión, teníamos futuro…

Es un dato realmente asombroso. No todo el mundo llegaba a fin de mes, pero nadie dudaba del futuro.

Mariano Estrada, 27-09-2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario