Buscar este blog

viernes, 7 de octubre de 2016

El descanso de Nereo


Playa de la Caleta, Villajoyosa. Foto M Estrada

El descanso de Nereo
Playa de la Caleta, Villajoyosa

Un día -que pudo ser ayer o hace dos mil quinientos años-, Nereo estaba cansado de tanta agua salada y tantas olas seguidas sobre su anciano cuerpo. Así que cogió a uno de sus nietos más tiernos y a su perro favorito y salió a tomar el aire a la playa de la Caleta. Se recostó sobre la rocalla y se dispuso a descansar unos días, tal vez unos años o unos siglos.

Pero no contaba él con que los monstruos que habitan el lugar, que no son mancos ni pocos, iban a empezar a desfilar ante su excelsa y venerable figura de abuelo. Los monstruos, además de adorarle, le pedían que les contara algunas historias de Villajoyosa, las más antiguas de todas. Él entonces les habló de Alonis, la vieja ciudad ibérica cuyos restos descansan bajo el Casco Antiguo. Pero los monstruos, cuando realmente se admiraron, fue cuando Nereo les habló de las necrópolis del Poble Nou y les Casetes, en las que los fenicios fueron enterrados durante un siglo con sus mejores joyas, porque entonces recordaron determinadas noticias de actualidad referentes a un hallazgo asombroso: el collar del Poble Nou…

-¡Guau! –exclamaron-. ¡Qué maravillosa maravilla! Mañana nos cuentas más. Ahora nuestros párpados empiezan a pesarnos como si fueran de piedra y tú nos llevas hablando más de 800 lunas consecutivas.
Así, pues, en este punto se dijeron hasta mañana. Pero mañana es un día indefinido y vaporoso que puede llegar cuando el alba despunte más de 1000 veces en el horizonte.

Mariano Estrada, 05-10-2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario