Buscar este blog

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El burro, el fuego, el carro, el barro… Y el olvido


 El burro

Foto de Fernando Medrano


El burro

Yo soy éste que veis,
aturdido y sin carga.
Mi dueño es un anciano al que,
sin ruido ni aspavientos,
se llevará muy pronto la tristeza.
Después estaré solo
y seré totalmente innecesario.


El Fuego

Foto de Fernando Medrano

El fuego
No me oprime el dolor,
sino el presagio del invierno,
sentir el fuego como triste
ausencia de familia
y no poder oír, ya nunca,
el canto estremecido de la leña...


El carro
Foto de Fernando Medrano

El carro

Roderas de añoranza,
sonatas de silencio,
ejes desengrasados,
traqueteos de ayer, interrumpidos
por soledades quietas.


El barro

Foto de Fernando Medrano

El barro
El barro fue la forma
de la casa, la casa
la forma de la dicha.
La dicha fue atraída
por la ciudad, quedando
la forma de la muerte.

El olvido

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


El olvido

Se fueron.
Ácremente se fueron.
Y todo lo dejaron al olvido,
incluso la araucaria que, en el patio,
persistente y excelsa,
aún apunta hacia Dios para que nunca
le falten los azarbes de la lluvia.


Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

8 comentarios:

  1. Es un conjunto de poemas muy bellos, forman una hermosa naturaleza, algo triste, pero en el fondo alegre con ella misma, gracias, por compartir.

    ResponderEliminar
  2. grande Mariano , en pocos versos muestras lo que es la vida ,al leerla me vino a la mente de jubilado
    que todo parece material descartable , pero no es así , si hay vida hay mucho que dar todavía .

    un abrazo

    Juan

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jorge:
    En realidad es una suma de recuerdos que, aunque son independientes, tienen algo en común: la nostalgia.
    Son parte de un mundo ya finiquitado. Nos queda la araucaria...
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola, Juan:
    Los que tenemos recuerdos de esas cosas es porque las hemos vivido. Y ellas no nos anclan en el pasado, sino que enriquecen nuestro presente para hacer nuevas cosas con las que caminar hacia el futuro.
    Yo creo que la innovación tiene que apoyarse en la experiencia.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito articulo,me encanta..Un abrazo....

    ResponderEliminar
  6. Los poemas solos quizás no te gustaran tanto, Luís. Las fotografías los hacen más expresivos. O al revés, los poemas hacen que las fotos sean más expresivas.
    En todo caso, se ayudan y se complementan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Es otoño.
    El día está nublado.
    Las hojas se amontonan por el suelo
    Yo soy un jubilado.

    Abro el correo y veo
    unos cortos poemas de Mariano
    cargados de nostalgias
    y punzantes tristezas del pasado

    Y, en blanco y negro, fotos
    de lares y de carros
    que en el ayer tuvieron
    vivo en su ser el pálpito

    Otra vez hoy te has hecho, compañero,
    obstetra de mi llanto

    Un abrazo. Santos

    ResponderEliminar
  8. Ser obstetra de tu llanto, querido compañero, es algo bonito. Lo palabra obstetra tal vez le resulte un poco dura al oído, pero es cuestión de escucharla dos o tres veces. Obstetra, obstetra, obstetra. A la cuarta ya eres tocólogo...jaja.
    Tus comentarios no solo dicen lo que quieren decir, sino que lo dicen en verso. Gracias por ese esfuerzo añadido.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar