Buscar este blog

martes, 15 de noviembre de 2011

A la campaña electoral le sobra esta semana


Platón. Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


A la campaña electoral le sobra esta semana

Sinceramente, creo que a la campaña electoral le sobra esta semana, justo desde que amanecieron, implacables y coincidentes, las encuestas publicadas en los distintos medios de comunicación  ¿Para qué van a seguir desgañitándose los candidatos si dicen las referidas que el voto está decidido? Pobres políticos, todo el día de acá para allá, entre empujones mitineros, abrazos efusivos o  desaforados, griteríos ensordecedores, pegajosos maquillajes  e  insoportables sofocos. Algunos incluso aguantando estoicamente los frenéticos despegues y aterrizajes de los aviones que se les han pegado al trasero por el morro personal y por la gracia del cargo. Silenciándose mutuamente la corrupción y tapándose los hedores y las vergüenzas. Ocultando intenciones semejantes o parecidas en los programas de gobierno. Torpedeándose con idénticas y pactadas acusaciones. Repitiendo como papagayos la misma cantinela de la semana pasada: Vamos a ganar, vamos a ganar, vamos a ganar.... Nosotros sacaremos a España de la crisis. El PP va a bajar las pensiones y los salarios. El PSOE nos ha llevado a la ruina. Los partidos nacionalistas solo van a lo suyo. España no aguanta 17 virreinatos, dos fortines y un Urdangarín. A propósito, Urdangarín es la guinda que nos faltaba ¿Quién se salva aquí de la quema?

En fin, que podíamos habernos ahorrado una semana y, pensándolo mejor, tal vez un par de meses. Pero aquí estamos, a punto de parálisis, cagaditos de miedo, con el paro por las nubes,  la prima enardecida e incontenible y la alcancía estrepitosamente mermada. Y por si ello fuera poco, sometidos a la voluntad de los merkados, con k de Ángela Merkel, porque ella es la única que tiene realmente baja la prima. La k de Sarkozy, si bien representa a la categoría y a la grandeza, no goza de la misma condición o envergadura y ha emprendido ya los caminos de Roma y de Madrid. Falta saber si Italia y España han emprendido ya los caminos de Irlanda y Portugal y si Irlanda y Portugal han emprendido ya los de Grecia. Por cierto, se dice por ahí que hay un tal Leónidas de Esparta que pretende plantarse con unos cuantos hombres valientes en el paso de Las Termópilas, porque asegura que allí podrán contener al numeroso ejército de los merkados. Pero el flamante presidente Papademos, en cuyo nombramiento habrá intervenido el Papa, pero no el Demos, está dispuesto a impedirlo desde las profanadas y humilladas cámaras parlamentarias de Atenas.

Sí, el voto tendrá que ser paciente y esperar, porque a la campaña electoral le quedan los larguísimos días de la basura. Podíamos dedicarlos a releer a Platón, a ver si así encontramos algunas soluciones para contener las numerosas sangrías de la república, aunque mucho me temo que no va a ser nada fácil, porque ni España es una república ni Platón tendrá mucha idea de lo que son los mercados. Desde su celebrada inmortalidad y desde su reconocida sabiduría, tal vez propusiera que, en lugar de los tecnócratas,  nos gobernaran los filósofos.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

2 comentarios:

  1. ¡Bravo, Mariano! Más claro imposible, pero... ¿se cree alguien que entre tanto bullicio como envuelve a las caravanas de los mitineros en busca de nuevos trienios para sus bolsillos van a poder leer tus sabias palabras o las ideas re-publicanas de Platón? Ojalá regresase Leónidas, nuestro Salvador en la utopía, pero me temo que también anda vago y con el oido demasiado teniente. En todo caso, estoy contigo y te mando abrazos.
    Javivi

    ResponderEliminar
  2. Cómo hueles la sangre, Javivi: Leónidas y sus trescientos guerreros espartanos enfrentándose a un ejércido de 90.000 Mercadojerjes. Lo malo es que los mercadojerjes tienen francos los pasos y no hay voluntad en el mundo que los acorrale en alguna angostura termopiléutika...
    En cuanto a los políticos que buscan en los mítines engordar sus trienios y sus futuras vidas de placer, leen lo suficiente como para ir cerrando las puertas a aquellos que no inclinan la cerviz...Los políticos prefieren que estés con el enemigo, pero en los fragores de la batalla, antes de que exhibas impúdicamente tu independencia, como tú ya sabes.
    En cuanto a Platón, creo que no resistiría la podredumbre en la que se han convertido las ideas.
    Me ha alegrado tu comentario, Javivi Herodoto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar