Buscar este blog

martes, 8 de noviembre de 2011

Rescoldo


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Hoy recuerdo a mi madre con dulzura, es el 17 aniversario de su muerte.


Por encima del mármol,
que responde a la causa del dolor
con un eterno frío,
sobresale la íntima
belleza de este otoño triste


Rescoldo

Fluye de lumbres recordadas
un sahumerio de amor, un vaho
dulce que brota en la ceniza.

Hojas en trasluz,
harinas lentas, aguas
de trémulos sollozos...

Como abeja de viento,
el recuerdo se posa en
este otoño desnudo, este
árbol en íntimas maderas
que ha dejado en el borde de la luz
su chaparrón de lunas.

Que un racimo de malvas
florezca junto al mármol
y abone las raíces de esta paz
que testifica el roble.

Pues roble es, y duro,
el paisaje gozoso de esta muerte.

Del libro “Hojas lentas de otoño”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

Troncos de roble, Muelas de los Caballeros, Zamora. Foto Mariano Estrada

6 comentarios:

  1. Un precioso poema Mariano, tu Madre estaria contentisima si te pudiese leer. Un abrazo tu amiga.Chabela

    ResponderEliminar
  2. Hola Chabela:
    Diecisieta años son muchos años, pero el recuerdo sigue muy vivo.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es un poema precioso, querido Mariano, de tristeza íntima y dulce.
    Da igual que sean diecisiete o ciento siete años. Les recordaremos siempre, porque les quisimos y nos quisieron mucho, y dejaron su huella en nosotros eternamente.

    Un beso y un abrazo muy fuerte en este día tan especial. Ya sabes que estoy contigo.

    Lidia

    ResponderEliminar
  4. Hola, Lidia:
    El otro día leí en un periódico digital que el recuerdo de los seres quedidos que se han ido dura aproximadamente 10 años y que luego se extingue. A mí me pareció una cosa muy rara. Veo que a ti también te lo parece.
    Gracias por el comentario, por el elogio y por el abrazo.
    Y para abrazo, el que te mando yo a ti.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo especial y que el recuerdo de tu madre viva por siempre!!!

    Yo la voy a tener presente, porque trajo al mundo a un hombre como tú... Que no es fácil encontrar...

    Te admiro mucho y te abrazo con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Ángela: mi madre y yo te lo agradecemos. De hecho, tanto ella como yo estamos asbozando una sonrisa.
    La suya me transmite este mensaje: "Pero qué cosas te dicen, Mariano"
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar