Buscar este blog

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Relato del amor

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


Relato del amor

Te vi salir del agua
entre un rayo de sol evanescente
y una nube tupida
de irisaciones y salpicaduras.

Llevabas puesto el claro
vestido de la intimidad
y mis ojos sorbían con deleite
las incontables gotas
de mar que resbalaban por tu cuerpo.

Era firme la luz y un viento leve
ondulaba en las lonas de un velero lejano.

Yo te mandaba flashes
de incontenida devoción
desde la sombra conquistada
de unas viejas palmeras,
a las que tú te dirigías
con la elegancia propia de una diosa.

Cada paso que dabas
retumbaba en mi corazón
como el trueno que sigue a los relámpagos,
y tu mirada intensa y persistente
iba haciendo de mi
el hombre más sumiso
del universo.

El sol era abrasivo y desprendía
un calor sofocante
que llenaba el espacio de cigarras
en un abigarrado
concierto de sensualidad.

Llegaste, al fin, mojada y fresca
y yo bebí en tu cuerpo húmedo
el salitre del mar
y la dulzura extensa de tu carne.

Después vino la luna
en un tren de silencio y cercanías.

Del libro “Las orillas del mar”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

Villajoyosa, playa de La Caleta. Foto Mariano Estrada

4 comentarios:

  1. Precioso Mariano. sencillamente romantico.
    Abrazos.
    Diana león.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Diana Lucía: de todos los adjetivos que se utilizan actualmente para rererirse a la cualidad estética de las cosas, "precioso" es el que más me gusta. Y tal vez sea también el que más se utiliza.
    Muchas gracias y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sensual, sensitivo, delicado... Tejido con palabras de luz y de agua. Dulce y apasionado, don Mariano. Me llegó como una flecha de jazmines. Va por ti y por tu poema este cariñena. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Te conocerán por el vino con el que brindas, señor Anónimo. O al menos en este caso te han conocido. Me alegra que te haya gustado el poema, tal vez te haya llevado sin querer a alguna playa de Peñíscola, que es donde tu espíritu se ha relajado en los veranos...
    Acepto en brindis con muchísimo gusto y te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar