Buscar este blog

martes, 1 de noviembre de 2011

Día para recordar. Regreso al amor

Foto de Fernando Medrano 


Visita en Facebook la página "Propósitos ad-versos":
 

Retomo la niñez 
para subir al caudaloso
planisferio de la inocencia


Día para recordar. Regreso al amor

Hoy es un día para recordar a las personas que quisimos y queremos y ya no están con nosotros. Dentro de ese recuerdo general, que pasa por familiares y amigos, yo recuerdo especialmente a mis padres y a mi hermano. Ellos se fueron, cada uno en su circunstancia y a su hora, pero yo los sigo llevando en el corazón. Y puedo decir que ahí están vivos. Porque, si se trata de recordar, uno no se instala en el hecho frío de la muerte, sino en las innumerables situaciones que se han tenido en vida con ellos. Situaciones que, vistas desde ahora, están hechas tan sólo de momentos felices. Tan felices que a uno le hacen llorar.
Sin embargo, yo quiero ofrecerles hoy una sonrisa larga y alegre, por más que vaya anegada por las lágrimas.

Un abrazo

Regreso al amor

Desde esta larga calle,
que cuenta las distancias
por miriámetros o constelaciones,
y al ritmo de esta luz
que contrapone a la razón
sus trenes de ida y vuelta,
yo regreso al calor
de una paciente casa.

Allí, junto a los claros
espejos de la lumbre,
participo del ámbito
querido de un hogar humilde.

Y vuelvo a los escaños del amor,
a los silencios de ceniza,
las trébedes, los llares,
los vértigos alados de la rueca...

Así retorno al vino
de la conversación, el beso
del tiempo y de la sangre,
quizás la concordancia
plena del alma y el espacio.

Y cabalgo en las íntimas querencias
que, al dorso del dolor,
ignoran las espadas de la muerte.

Del libro “Hojas lentas de otoño”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

4 comentarios:

  1. E recuerdo mas bonito es recordarlos vivos aunque no los veas, imaginalos de viaje, de vacaciones. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente es un día de triste recordar a los que ya se fueron, que pesan ya como una losa de tantos que se acumulan con el paso del tiempo.
    Decía el genial Charles Chaplin: "Hay una cosa tan inevitable como la muerte: la vida".
    Así, vivamos sin miedo y sin pesar por nuestros muertos, que ellos se mantienen eternamente vivos en nuestra memoria.
    Un abrazo, poeta.
    Ascensión

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ascensión:
    Hasta hace unos años, la sociedad tenía unos días señalados para celebrar las cosas que se creían importantes. Y así se consideraba el hecho de recordar a los muertos.
    Hoy tenemos un día para cada cosa que uno se pueda imaginar. Y, claro, la idea originaria se ha desvirtuado bastante.
    Pero yo estoy contigo: se celebre como se celebre, nuestros muertos estarán siempre en nuestra memoria.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar