Buscar este blog

sábado, 5 de noviembre de 2011

La sementera



Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


LA SEMENTERA

A mi padre,
de cuya imagen he tomado los movimientos

Con mano pendular, sincronizada
al ojo, al corazón y a la rodilla,
el hombre desparrama la semilla
del trigo, del centeno o la cebada.

La tierra está dispuesta y abonada
en toda su extensión, de orilla a orilla;
y espera, como hembra, la mancilla
del hombre, del arado, de la azada.

Y ya cuando se siente penetrada
y el vaso de su vientre se desborda
adquiere su razón la sementera.

Entonces quedará sacralizada
en una espera húmeda que engorda
su carne para hacerse primavera.

Del libro “Trozos de cazuela compartida”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

Foto de Fernando Medrano

8 comentarios:

  1. Muchas gracias, Alisdei:
    La sementera reflejada en este poema es ya del pasado. Es posible que la mayoría de los jóvenes no conozcan ni siquiera la palabra. La máquina ha sustituido al hombre y ha escondido a sus ojos el proceso.
    No está mal recordarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuantas veces he leído este precioso soneto (y ya han sido unas cuantas) me has traído la exacta imagen de mi padre en esa sincronizada tarea de la siembra que tan maravillosamente describes. Gracias, Mariano, por trasladarme tan vivamente a aquel tiempo y lugar y reactivar los sentimientos y afectos que siempre van conmigo
    Un abrazo. Santos

    ResponderEliminar
  3. versos tan sencillos como bonitos; reales y claros como la vida a la que hacen referencia.
    Yo que soy de ciudad veo más claro una vez leídos estos versos.

    saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Santos:
    No es la primera vez que un poema nos remite a muy parecidas imágines, en este caso la de nuestros respectivos padres en la lejana tarea de la siembra. Y es normal, porque las tareas del campo en aquella amplia zona eran prácticamente las mismas. Solo variaban en los detalles.
    La pena es que todo esto, ya perdido en la realidad pero vivo en nuestra memoria, se perderá también con nosotros. Quedará en algunas fotografías y en algunos libros.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues no está nada mal, Valandan, si eres de ciudad y ves más claro después de leer estos versos. Ello quiere decir que los entiendes, lo que no es tan fácil como parece. Supongo que habrás pasado temporadas en algún pueblo...
    Te doy las gracias y te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hermoso soneto querido Mariano.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, RoseMarie: es una estampa que ahora es difícil de ver, ya que la sociedad se ha urbanizado y la agricultura está totalmente mecanizada. Digamos que es un monumento a la nostalgia..

    ResponderEliminar