Buscar este blog

lunes, 26 de diciembre de 2011

Fotografía de un momento de la Transición


Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


Fotografía de un momento de la Transición


¿Qué ha sido de aquellos tiempos alegres y venturosos de los primeros años ochenta, en los que el futuro era visto con ilusión y confianza por la mayoría de los españoles y la perspectiva del progreso tenía el norte hacia arriba? Nada hacía pensar que un día se nos iba a helar la sonrisa y los labios se nos iban a volcar hacia el lado áspero del nadir.

El Rey don Juan Carlos I de España era el león de la Metro y, como tal,  había sido una pieza determinante en la contención de las procelosas aguas del golpe de Tejero: “Se sienten, coño”. Y Gutiérrez Mellado dijo que se sentara su abuela.

Recogiendo los pedazos de la UCD de Adolfo Suárez, que quiso hacer normal lo que en la calle era normal,  Felipe González había ganado las elecciones del 82 con una mayoría aplastante que le auguraba un futuro largo de poder, para lo que no había dudado en renunciar al marxismo y a meternos en la “OTAN, de entrada no”. Tenía a su lado al siempre mordaz Alfonso Guerra para que el que se moviera no saliera en la foto.

Fraga, de quien decían que llevaba el Estado en la cabeza,  se sentía pletórico en el atril de la Tribuna y, a la vez que se comía sus palabras atropelladamente, llenaba el Congreso de autoridad y de garbanzos: “La calle es mía”. Dijo. Y Carrillo –que sufría una sangría de votos y de personalidades-  se postulaba para la dirección del comunismo en Europa, apoyado por Enrico Berlinguer y George Marchais.

Por lo demás, el Congreso era un hervidero de políticos ilusionados y de magníficos oradores que, en general, tenían de los ciudadanos un considerable respeto.

Quedaban muchos años para que Aznar acuñara la expresión “España va bien” y  Zapatero, que cuestionaría la nación española y ganaría dos veces al ahora Presidente, no estaba ni siquiera en el horizonte…

¿Quién aguó la fiesta? Resumiéndolo un poco, parece claro que nos cegó la avaricia. La inmobiliaria en España. La financiera en Wall Street. Y las dos, con el nombre de crisis, se han instalado cómodamente en Europa, ese sueño que está políticamente sin resolver.

Dejo aquí un instante de aquel período increíble de la Transición, una foto de la que se han caído todos los componentes menos el Rey, la Reina y el Parlamento con sus ya legendarios leones.

¡Guauuuuu…!


Fotografía de un momento de la Transición


Don Juan Carlos Primero,
la Monarquía.
La Señora de España,
doña Sofía.

Los leones, la orla
del Parlamento.
El menú de la chusma
se cuece dentro.

Mandatarios legales,
sus Señorías;
los paquetes de leyes
nuestras comidas.

Don Felipe es el Jefe,
Guerra el segundo,
los ministros, terceros,
los otros, muchos.

Don Gregorio es la sombra
de Landelino:
encargado de clase,
riñón de oficio.

Don Santiago es el humo
que lleva el viento,
Gallardón es la leña,
Boyer el fuego.

Don Adolfo es la pose,
Miñón el texto,
y Bandrés quintaesencia
de lo modesto.

Don Miguel es la Roca,
la garantía;
y con Marcos Vizcaya,
la Autonomía.

Don Manuel antesala
de don Felipe;
y el recambio de Guerra
¿Jorge Verstrynge?

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario