Buscar este blog

domingo, 11 de diciembre de 2011

Navidad: la fotografía y la lírica


Casa familiar, Muelas de los Caballeros, Zamora. Foto JMPiña

Foto Fernando Medrano 

Foto Joan Piera

¿Hay una Navidad diferente cada año o podíamos decir que las Navidades son siempre las mismas? Yo creo que si miramos las cosas con rigor, objetividad y perspectiva, llegaremos a la conclusión de que, para bien o para mal, la transformación que ha sufrido la Navidad a lo largo de los últimos años es realmente notoria. Por ejemplo: si analizáramos las navidades de 1959, sin duda llegaríamos a la conclusión de que eran más familiares, más recoletas, más íntimas, más pobres, más espirituales y más religiosas que las navidades actuales. Y que las Navidades actuales son más aparentes, más desaforadas, más paganas, más exteriorizadas, más consumistas y más materiales que las Navidades de 1959 ¿Esto es bueno o es malo? Depende para quién. Para los que negocian con el juguete o el cava seguramente es muy bueno. No opinarán lo mismo los que entregan su alma a la meditación y viven la fiesta en el espíritu ¿Qué es lo que opino yo? Eso importa muy poco, la verdad,  pero no voy a rehuir la pregunta: en los años gozosos de mi niñez, la Navidades eran muchas cosas fantásticas: los padres, los hermanos, los abuelos, el hogar, la lumbre, los perros, los gatos, los zapatos, la ilusión, la nieve... Ahora se resumen en dos: Noche y Buena. Lo demás es parafernalia y desafuero. Evidentemente, "nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos". El futuro es de los jóvenes. ¡Aleluya!


Charo. Patio de la casa familiar. Foto JM Piña


Un abrazo y felices Navidades.


Navidad: la fotografía y la lírica

Cuando estaba en activo, Fernando Medrano felicitaba a sus clientes con unas tarjetas de Navidad en las que solían ir juntas la fotografía y la lírica. Dejo aquí aquellas en las que yo puse la lírica.



Foto de Fernando Medrano
Miro los campos exteriores,
donde un cuerpo de luz convaleciente
ha dorado la espiga.

Y regreso hacia ti, porque tus manos
me llaman con la fuerza
de una apacible intimidad.

Foto de Fernando Medrano

En todo lo que fuimos:
madera, caña, barro,
abrazo, voluntad, deseo...
hoy se posa la luz
como esperanza
que nace de la ruina.



Foto de Fernando Medrano

Me pesa en la memoria esa agonía larga,
esa sombra de tiempo y de verdades viejas;
ese tálamo ausente, esa luz extinguida,
esa oscura certeza de cuerpos enlazados.



Foto de Fernando Medrano

Como el mar a esas muchachas,
la Navidad nos acerca
la blanca flor del recuerdo.
¿No veis un campo de paz
en los rumores
que arrastra esa nieve silenciosa?


Foto de Fernando Medrano
Y el mar les preguntó por el misterio
íntimo de las caracolas.
Pero ellas prosiguieron en cuclillas,
saturadas de amor,
recogiendo la luz de sus vestidos...
 
Foto de Fernando Medrano
Soledades viejas, ensoñaciones heridas.
Ruinas de intimidades desvencijadas...
En las grietas del tiempo,
ya sois brotes de luz,
amaneceres claros donde el espíritu pace.
 
Foto de Fernando Medrano

Una barca sin nombre, un mar en calma,
dos auroras de luz
que derraman estrellas de inocencia…
¿No es motivo bastante para
                                       amar la vida?

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

13 comentarios:

  1. Hola Mariano gracias por tu felicitación, te deseo lo mejor para ti y los tuyos. me encanta todo lo que publicas, muchas veces no te dejo comentario pero siempre te leo Mariano, una pregunta mandas libros de tus poemas a domicilio, porque si es a si te dejaría mi dirección y lo pago a contra correo, ya medirás algo. Un beso.Chabela

    ResponderEliminar
  2. Leer este deseo de felicidad tuyo, es motivo suficiente "para amar la vida".
    Gracias amigo, has realizado una maravilla !

    ResponderEliminar
  3. Mariano, querido amigo.
    Gracias por ésto que he leído! Siempre lo hago y me encanta, por lo mismo no encuentro las palabras para comentarte! Eres genial.
    Felicidades a tí y a toda tu familia en esta Navidad y mucha Paz y amor !
    Algún día tendré tu libro en mis manos.... En verdad te admiro mucho!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo anterior soy yo MaÁngela, y me da gusto que ahora sí lo pude lograr.

    ResponderEliminar
  5. Mariano, yo hago una cosa en navidad, algo que llamo "Evento", que no iba a hacer este año por falta de energía y de centro. Con ésto me has dado un toque, aunque no sé si llegaré.... De ahí vienen mis teatrillos en sainete o esperpento. Una vivencia familiar. No creo que hayas leído ninguno, pero creo que la experiencia vale la pena.

    ResponderEliminar
  6. Felicidad también para tí, Mariano, y para todos los que te quieren y siguen tus publicaciones , que siempre son una dicha leerlas. Igualmente felicito a Fernando Medrano por sus entrañables fotos.
    Es cierto que las navidades no tienen el espíritu de antaño, íntimo y familiar, pero sí que son más extrovertidas y derrochadoras como nunca lo fueron.
    El afán de consumismo hace que nos entreguemos en brazos de la calle visitando tiendas, almacenes, picando chuches y yendo de aquí para allá en un remolino sin fín.
    El peso de la crisis nos hace a todos más sensatos en el gasto, pero no menos alocados en el "pataleo", después de todo caminar y fantasear un poco es bastante saludable al cuerpo y al espíritu. Ya vendrá tío Paco con la rebaja, mientras juguemos a los Reyes Magos y gocemos como niños con la esperanza de un nuevo año mejor.
    Un abrazo, poeta.
    Ascensión

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus siempre generosas palabras, Chabela. Eres un espíritu impulsivo, explosivo, espontáneo e inquieto.
    Dispongo de algunos ejemplares, aunque no te todos los libros. Te mandaré un correo y te digo lo que hay ¿De acuerdo? Te mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, Jorge:
    Bien se ve que eres optimista, algo que es muy necesario en estoy tiempos, en los que a todos se nos ha volcado el labio hacia abajo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola, MaAángela:
    Dicen que el que la sigue la consigue. Y tú has conseguido doblegar al mecanismo del Blog.
    Gracias por la generosidad que derrochas y que inevitablemente me conmueve.
    Un abrazo de Navidad

    ResponderEliminar
  10. Hola, Bandolera:
    Espero y deseo que llegues a tiempo de realizar unos de esos teatrillos de los que ya me habías hablado. Tú y yo sabemos que a veces los esfuerzos que se realizan no están suficientemente recompensados, pero el hecho de hacerlos te enriquece y eso ya es una recompensa. Ánimo y suerte.
    Por cierto, he visto a "La Lola". Verlos en directo debe de ser algo entrañable.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola, Ascensión:
    Son tan extrovertidas y derrochadoras que si una año fallaran en un porcentaje elevado, muchas empresas tendrían que cerrar. De hecho, hay empresas que no tienen otro campo de actuación que el de la Navidad, como son las turroneras.
    A estas alturas, parece claro que la celebración del nacimiento de Jesús se ha convertido en un negocio. Y sabemos también que fue Jesús el que echó a los mercaderes del templo. Pero volvieron para quedarse. Y ahí están. Por la cuenta que les tiene, ni los políticos ni la Iglesia van a echarlos jamás.
    Tal como sugieres, la Sociedad necesita desahogarse...
    Gracias por tu compentario.
    Un abrazo navideño

    ResponderEliminar
  12. Me pesa en la memoria esa agonía larga,
    esa sombra de tiempo y de verdades viejas;
    ese tálamo ausente, esa luz extinguida,
    esa oscura certeza de cuerpos enlazados. Hermosa lírica,pero yo aún no siento en la memoria todas esas sensaciones tan lejanas,si es cierto que la Navidad era otra cosa mas emotiva ,no tan comercial,pero en eso la hemos convertido nosotros,por eso tenemos el poder de cambiarla.Tengamos todos la Navidad que nos haga mas ilusión y no digamos que el futuro es de los jovenes porque el futuro es de todos, unos se tienen que buscar su futuro y otros tenemos que conservar el nuestro. Feliz Navidad para vos y su familia Mariano, siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Inés: el poema al que te refieres hay que leerlo mirando la fotografía que lo ilustra: una vieja habitación de una casa abandonada, el vacío donde un día hubo un cama, una bombilla sin utilidad...Creo que solo se puede llevar al terreno personal si nuestra memoria revive una situación parecida.
    En cuanto al futuro... No te falta razón, lo que pasa es que "El futuro es de los jóvenes" es una frase hecha que también tiene la suya. Creo que se entiende perfectamente lo que se quiere decir. Por otra parte, haría falta también fijar el punto en el que se deja de ser joven. Yo, desde luego, por edad no lo soy, aunque diga que me siento joven de espíritu.
    Felices navidades y un abrazo

    ResponderEliminar