Buscar este blog

sábado, 10 de diciembre de 2011

La voz



Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


La voz

Te sigue una voz, una forma,
sus ojos te hieren, te matan.
¿Por qué no te marchas? -le dices-
La huyes, la olvidas y callas.

Así desvanece tu frente
los sueños más hondos del alma.
De día, los días te duelen.
de noche, las noches de matan.

Los días te duelen,
las noches te matan.

Te sigue una voz en susurros,
te llega muy dulce, muy agria.
La oyes, la quieres, la mimas,
la odias, la ignoras, la apartas.

De luz te emborracha los ojos,
de sombra te embriaga la casa.

De luz y de sombra,
los ojos, la casa.

Te sigue una voz, te persigue,
de cielo, de dicha, de rabia.
Te grita, la sientes, la ignoras,
te llama, la quieres, la apartas.

Te duermes, despiertas, te aburres
y encuentras que es vano ignorarla.

Despiertas y sabes
que es vano ignorarla.

Entiendes que incluso los perros
conocen sus días de caza.

Los perros lo saben
y esperan la caza.

Del libro “Mitad de amor, dos cuartos de querencias” (1984)

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

2 comentarios:

  1. Esa voz la he sentido y es tan desesperante, que uno se siente incapaz de evadirla, pero hace parte del ser humano y sus sentimientos.
    Es precioso este poema.
    Un abrazo Mariano.
    Diana Lucia.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Diana Lucía:
    Lo curioso de esa voz es que no tiene edad, aunque sea cambiante y llegue a tener muchas formas. Y, la verdad, uno se acomoda a muchas cosas, pero no a ella. Siempre está pinchando...
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar