Buscar este blog

viernes, 19 de noviembre de 2010

El perdón

Foto de 1972

Ver PPS de Mar:



El perdón

Has llegado sin ruido a mi conciencia
y he intuido una paz
que todavía no merezco.

¿Sonríes? No me extraña nada
¿Te burlas de mi extrema gravedad?
Tampoco me sorprende.
¿Me remedas? Es justo.
Deberías ponerme por los suelos,
tirarme en un rincón, abandonarme
junto al betún de los zapatos.

No merezco la luz, condéname,
arrójame a la cara
los reproches más crueles.
Haz conmigo una bola
de nieve inmarcesible y
luego ponme a rodar
hasta llegar al cochambroso
vertedero de la basura.

Sólo después de haber tocado
el fondo del dolor, el lodo
purgativo del sufrimiento,
estaré en las debidas condiciones
de obtener el perdón.

Y entonces, sí, perdóname.
Es cuanto un alma sacudida
por errores y culpas,
necesita para vivir,
para poder seguir viviendo.

No es bastante el tesón con que te amo.
He de lavar al tiempo la conciencia
y asimilar la hiel de esta derrota.

Del libro "Gotas de hielo"

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios
Blog: http://marianoestradavazquez.blogspot.com/
Poemas recreados: http://groups.google.com/group/paisajes-literarios

7 comentarios:

  1. Impresionante!! como siempre.... hay una frase de William Shakespeare , que dice:

    “El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra.
    Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe.”

    Un abrazo Mariano
    mjo

    ResponderEliminar
  2. Esto es uno de los poemas más hermosos y buenos de los que he leído, no sólo tuyo, sino de muchos.

    La palabra perdón es algo que cuesta decir y tambien escucharla de un amigo o enemigo, y sin embargo, no nos debiera dar pudor, porque hasta el más sencillo, o aquel que brilla por su sabiduría,e igual que el más humilde, tiene muchas veces que pedir perdón y concederlo.

    No quiero extenderme más, pero todos los humanos somos imperfectos y cometemos las mayores atrocidades, a veces, por las circustancias, las jugadas del subcosciente o por la química, que te juega malas pasadas hasta caer en el más ruín rincón del mundo, o el comportamiento más erróneo.

    Tu poema dice mucho de todo esto, creo yo, pero de forma sutil, bella y bien escrita.

    Un abrazo

    JMP

    ResponderEliminar
  3. Este es un sencillo poema con mucha fuerza, me resulta accesible y fácil, y no por ello liviano, porque el tema que trata es complejo y difícil. Un abrazo anonimamente.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, estás muy bien en esa foto, menos mal que ya no tienes ese bigote a lo Pancho Villa, pero la mirada perdida al horizonte sin dibujar, esa, esa no se ha perdido.

    ResponderEliminar
  5. Hola, María José: estoy muy de acuerdo con la frase de Shakespeare, el perdón es una lluvia de de bendiciones para el que lo da y para el que lo recibe.
    Muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola, José Miguel: estamos de acuerdo en tus reflexiones sobre el perdón. Nos cuesta mucho pedirlo, e incluso a veces nos cuesta aceptarlo. Y no sé bien por qué, ya que quien lo recibe se acerca a la paz y quien lo da se acerca a la grandeza.
    Será que nos falta un hervor...
    Gracias por los elogios
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Anónimo: ¿Bigote a lo Pancho Villa? Puede ser, pero en España, en aquella época, se decía que era un bigote a lo Ínigo...(Un día coincidieron nuestros bigotes en "Estudo Abierto", un programa de TV)
    Hubo un tipo que dijo públicamente que me lo iba a arrancar pelo a pelo, el bigote. Pero todo quedó en el anuncio porque, al final, "Fuese y no hubo nada". No recuerdo muy bien, pero por medio había una chica...
    Gracias por el comentario sobre el poema. ¡Ah! Y me ha gustado el apunte sobre la mirada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar