Buscar este blog

miércoles, 12 de octubre de 2011

Ocaso

Ocaso en El Charco, Villajoyosa


La tarde es un racimo 
de luz periclitada, casi
un territorio de la noche.

M. Estrada.


Ocaso

En este justo instante
(pasado ya, pero a la vez eterno),
mis ojos participan de una luz
que, accidentada,
roza los lindes de la noche
donde abreva la paz y
despereza sus ascuas la memoria.

El pasto de la tarde es un geranio incierto
que vierte en el perfil
                                  una seroja lenta.

Un muro de pavés
-togado de vapor y de relente-
levanta frente a mí
                         un ataúd levógiro.
(O al menos subdivide la pasión
-ya efímera- del rayo
en un fuera y un dentro).

Así,
como evidencias de la sombra,
me inundan las cenizas de dos
campos de luz crepusculares
que arrastran en sus lirios una idéntica muerte.

Ésta que a mí me deja a oscuras
mientras oigo los látigos del mar.

Del libro “Desde la flor del almendro”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios


10 comentarios:

  1. TU POESÍA COMO SIEMPRE ME INTERESA Y GUSTA, pero con esta su contenido me haces poner piel de gallina..!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Mariano!
    Vilajoyosa es un pueblo de una naturaleza espléndida y luminosa, que excita a la musa de muchos de tus poemas. Este es particularmente bello, teñido de melancolía, como son todos los atardeceres entre mar y montaña.
    Deberían los oriundos del lugar sentirse muy orgullosos de tener un poeta que ensalza con tanto acierto su belleza.
    Un abrazo, poeta.
    Ascensión

    ResponderEliminar
  3. Hola, Anónimo: tal vez tu comentario contenga una pista para indicar quién eres, pero es arriesgado suponer un nombre. Gracias, pues, quienquera que seas y que las estrellas te bendigan. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola, Ascensión:
    Hace 38 largos años que vivo en Villajoyosa. Es normal que escriba sobre las cosas que tengo alrededor, sobre todo cuando éstas son poeseedoras de tanta belleza. Y Villajoyosa, para mí, son también sus entornos.
    No obstante, como sabes también, yo he escrito bastante desde la nostalgia. Sobre la tierra de nacimiento, lo que también es normal.
    En cuanto a la segunda parte de tu escrito, ya sabes que la poesía es una declarada superviviente...jaja.
    Gracias por ser tan generosa conmigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Precios este poema!...me encantó.
    Gracias por regalarnos el arte de tu poesía.
    Un abrazo.
    Norma

    ResponderEliminar
  6. Hola, Norma: me alegra verte por estos pagos. Y, por supuesto, que te guste el poema. Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Yo empecé a comentarte en los blogs como silercita poeta pero soy yo misma. Ángela y espero también recibir la bendición de las estrellas

    Abrazos nucleares

    ResponderEliminar
  8. Sillercita de Siller q es mi segundo apellido.
    Luego cambié a Google pero ya no sale mi bandera, ni mi foto, ni nada

    Investígaré

    ResponderEliminar
  9. Conozco bien la historia, Ángela, incluyendo tu segundo apellido y su derivación cariñosa y diminutiva.
    Supongo que en Google también puedes poner una foto, ¿no? Pruébalo, aunque supongo que ya lo has probado.
    Te mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar