Buscar este blog

lunes, 17 de octubre de 2011

Amor en alta mar


Patricia y Pablo, en la Playa de La Caleta, La Vila, sep. 2011 

Visita en Facebook la página "Propósitos ad-versos":


Amor en alta mar

             Para Patricia y Pablo

La mañana era un gozo
deshabitado que salímos
a conquistar y a merecer
bajo la protección alegre
de un amor compartido.
Nos esperaba el mar, nos envolvía
el peso de la luz,
nos embriagaba la belleza.

Olía a amanecer y a puerto.

Lejos ya de la costa, 
en un punto lejano
que primero fue línea de horizonte,
nos dejamos mecer por una ingente
ola de soledad y de silencio
que solo interrumpían
los chasquidos del agua
en las amuras de la embarcación
y algún graznido excelso de gaviota.

En el rostro nos daba la caricia,
estimulante y fresca,
de un aire saturado
de lloviznas salinizadas,
que mitigaba en parte los hachazos
inclementes y adónicos del sol.

Entre tanta magnificencia,
nosotros nos sentíamos
pequeños, casi diminutos,
pero pronto recuperamos
el sentido global de la armonía
-del tiempo, del  espacio, de las cosas-
y volvimos a ser los exultantes
protagonistas de un presente vivo
que ya empezaba a ser nuestro futuro.
Fue un hecho natural
y al mismo tiempo mágico.
Tú me tomaste de la mano
y me llevaste sin remedio
a la profundidad
cósmica de tus ojos.

Allí nos fusionamos en abrazos
desposeídos de limitación,
hasta que el mar fue un canto mudo.
Y en esta forma íntima,
de insuperable gozo,
llegamos bruscamente
al centro original del universo.

Después sonó de nuevo
el fragor persistente de la vida.
El mar restableció
su corazón de potro,
sus tritones de fuerza y de bravura,
sus mareas de espuma y agualuz,
su tornasol de helio, sus gaviotas…

Y la tarde ya fue, para nosotros,
un concierto de brisas y de pájaros,
una lluvia azulada de canciones.

Regresamos a casa.
La luna nos besó cuando la noche
era solo un galán, una promesa.

Del libro “Las orillas del mar”

Playa de La Caleta, La Vila. Foto Patricia Estrada

 Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

6 comentarios:

  1. Es precioso!!!! pero acaso es de un nuevo libro????????Mar

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mareta: ¿Nuevo libro? No, es de "Las orillas del mar". Lo que pasa es que, después de escribirlo, fue puesto a dormir y ha estado durmiendo algún tiempo. Ya sabes, se aparta por alguna razón y ahí queda. Tengo algunos así. Me alegro de que te guste.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bueno...¿qué decir cuando una se queda sin palabras?...por más que relea y piense en el poema, y llevo dos días buscando las adecuadas, no existen suficientes adjetivos para elogiar este poema y lo que significa para mi. Quizá simplemente expresar lo que siento al leerlo: identificación, alegría, agradecimiento y amor, MUCHO AMOR...Mil besos papi, te quiero.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Pati: ¿quedarte tú sin palabras? Imposible. Además, yo creo que has encontrado las justas y las has dicho. Sencilla y sinceramente. Te puedo asegurar que a mí me han encantado. Como me encantas tú. ¡Ah! Y el amor es mutuo. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Nautica: una expresión concisa, pero rotunda. Un abrazo.

    ResponderEliminar