Buscar este blog

lunes, 26 de marzo de 2012

¿Dónde está el futuro?




Tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


¿Dónde está el futuro?

-Oye, señor lírico: ¿cómo puede estar el futuro en algo tan evanescente como las rosas?
-Porque el futuro no existe todavía, señor pragmático. Y, mientras llega, nosotros lo podemos soñar a nuestro antojo ¿O tú no tiene sueños ni ilusiones ni… rosas?
-Las rosas son efímeras.
-Las rosas tal vez, pero la Rosa existirá mientras quede en el mundo un corazón, un espíritu puro, un sentimiento, un trocito de tierra y una gota de agua.
-Déjate de memeces y dime con la seriedad de una persona mayor si el futuro puede estar en las rosas.
-Pues claro que sí, porque las rosas son la esencia, la naturaleza, la pureza, la entrega, el amor, la verdad, la honestidad, la inteligencia, la honradez y la esperanza. Las rosas son metáforas del bien y de lo bueno. Donde no hay ningún futuro es en el hontanar de las lujurias financieras y las obscenidades inmobiliarias. Porque al final de esos lugares  pantanosos sólo hay unas enormes burbujas, unas grandes pompas de vanidad y de soberbia, unos globos que se pinchan y dejan en el aire un vacío de vida. Lo estamos viendo en estos últimos años, en los que todo lo que es humo se desmorona.
-Lo que yo veo es que tú eres un radical de tomo y lomo. Aristóteles dejó dicho que en el término medio está  la virtud.
-Ya, pero Aristóteles no sabía que la codicia y el egoísmo se iban a llevar toda la riqueza hacia un lado de la balanza, que es el del poder y el dinero. Nosotros nos colocamos en el otro, que es el del espíritu, el pensamiento y las rosas, para contrarrestar la mordida de los codiciosos, los egoístas y los especuladores.
-Sin codicia y sin egoísmo no se mueve el mundo, muchacho, aunque Arquímedes te preste una enorme palanca de honestidad
-¿El mundo de quién, señor embaucador? ¿El de los magnates, el de los jeques, el de los multimillonarios, el de los sinvergüenzas, el de especuladores?
-Sin ellos no hay riqueza en el mundo
-¿Por qué no se lo cuentas a un pobre?
-Sin esa riqueza no hay trabajo, porque solo ella lo crea
-¿Por qué no se lo cuentas a un parado de larga duración?
-Sin trabajo tampoco hay bienestar
-¿Es que hay bienestar con un trabajo de 500 euros al mes?
-Sin bienestar no hay nada
-Ya lo creo que habrá, sin bienestar habrá un cabreo monumental que bajará de sus pedestales a los políticos, a los millonarios, a los que viven como reyes a costa del contribuyente… ¿Por qué va a haber salarios de quinientos euros al lado de otros de quince o veinte mil? ¿Por qué no bajan los unos para que suban los otros? ¿No es ésa la justicia distributiva? Los desfavorecidos, los indignados y los descontentos van a causar estragos
-¿Está usted llamando a la revuelta por casualidad, tal vez al levantamiento?
-Sí, al levantamiento de faldas y de penes. Lo que digo es que sin rosas no hay sueños ni poesía. Y sin éstos no habrá igualdad ni libertad ni fraternidad ni justicia ni convivencia. ¿Y qué será la vida entonces, sino una voluntad sometida, un cuerpo arrastrado y obediente y un pensamiento vacío?

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

 Tomada de internet sin ánimo de lucro


7 comentarios:

  1. Hola Poeta! que claro lo dices todo! Hay que plantar rosas, para tener sueños, para tener poesía...
    Demasiado dinero? (de las bellezas que hacen DAÑO)
    Tú no sólo tienes rosas... sino a tu ROSA !!!
    Hoy no te mando un abrazo, te mando rosas multicolores!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Sillercita.
    Las rosas son la metáfora. Lo realmente importante es lo que ellas simbolizan: el bien, la verdad, la honestidad, la pureza, el amor... El dinero no es malo ni bueno, solo lo es su utilización. Creo que la utilización que se le está dando hoy al dinero es muy mala, solo sirve al poder y a quienes lo detentan.
    Gracias, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. No quiero ser manejado por unos políticos sectarios y egoístas que creen tener el poder ni por los monstruosos millonarios que realmente lo detentan. No puedo tolerar que éstos se hayan enriquecido con el abominable tráfico de drogas, con el bochornoso negocio de las armas o con la repugnante explotación de los seres humanos, especialmente sin son niños (Mariano Estrada)

    ResponderEliminar
  4. QUE TAL MARIANO
    INCREÍBLEMENTE JUSTO TU PENSAMIENTO , PERO INCREÍBLE JUSTAMENTE PARA AQUELLOS DUEÑOS DEL PODER Y EL DINERO , PERO PARA NOSOTROS UNA CLARA Y EXACTA REALIDAD , ES QUE PUEDE HABER ALGO MAS BONITO QUE LAS ROSAS , SOLO TE DIRÉ , QUE PERTENEZCO , A UN GRUPO LITERARIO DEL CUAL SOY UNO DE LOS FUNDADORES
    DE NOMBRE " SIGAMOS A LA ROSA " CON ESTO YA ESTA TODO DICHO .
    TE FELICITO HONDAMENTE , PORQUE COMO TU LO DICES
    LA " ROSA HACE MAS POÉTICA LA REALIDAD.

    UN ABRAZO
    JUAN

    ResponderEliminar
  5. Todo esto es hemoso Mariano, y como dices que la rosa es metáfora es cierto. Ella solo esta en nuestro interior en lo bueno que hagas por los demás, es amor representado de muchas formas. Làstima que existan personas que no las conocen.

    Diana Lucia.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Juan: a tu comentario solo le sobran las mayúsculas. Los dos sabemos que no tiene importancia ninguna y que lo realmente importante es el contenido, pero las rosas pedirán seguramente que cuidemos la estética...
    Ánimo a ese grupo literario, del que eres cofundador, y sí, sigamos a la rosa.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Diana Lucía: yo tengo la suerte de poder oler unas rosas amarillas que son todo fragancia. Y, como le decía el otro día a una amiga del Facebook: "el olor también es paisaje".
    Las rosas son parte de nuestro paisaje en todos los rincones del mundo. Y las cosas que simboliza, todas buenas, deberían ser un objetivo en nuestra vida.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar