Buscar este blog

domingo, 11 de marzo de 2012

La crisis como enfermedad



Tomado de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”

La crisis como enfermedad


Primero nos dejamos llevar por la codicia

Volvamos unos años atrás

Si se acepta el “laissez-faire” de la economía de mercado –instalado cómodamente en la llamada economía mixta, que es la que se maneja en la mayoría de los países-  habrá que reconocer que el beneficio no sólo es una conclusión razonable sino también imprescindible, aserto que no vamos a analizar por no ser ésa la intención de este artículo. Lo que sí cabe decir es que, en base a esa lógica de perogrullo, o, mejor dicho, con la disculpa de la misma, se pueden hacer aberraciones de tamaño realmente descomunal. Así ocurre, por ejemplo, con determinadas empresas  multinacionales que, acumulando parcelas de poder, llegan a poner en entredicho a los Estados en los que se desenvuelven. Pero nadie se haga cruces;  en la práctica, ése es el terreno más lógico del hoy tan propugnado liberalismo, toda vez que, al margen de sus teóricas proposiciones, lo ocupan intereses tan humanos como la ambición y la codicia, y éstos, como queda patente en los anales, no tienen acotados  los  límites. (Mariano Estrada, 1996)


Luego nos llegó la Enfermedad

Vayamos al momento de la diagnosis

Enfermos crónicos

Diagnosis para tiempos excesivos.
Daños de la especulación.

Pudimos elegir
y elegimos la enfermedad.

Ahora estar enfermos
es el sentido último
de nuestra vida.

Y a esta situación,
-de diagnosis tan clara-,
ya no le cabe enmienda ni remedio.

Y, en todo caso, sólo el niño
puede ser rescatado.

Porque el hombre ya tiene,
sellada en la conciencia,
la forma elemental de su destino:

Una estructura plana.

(Mariano Estrada, 2007)


La necesaria Purgación

Mirémonos desde el presente

¿Cómo saldremos de este pozo negro en el que la codicia nos ha metido? La receta que nos proponen algunos es la siguiente: que haya más pobres, que las clases medias sean cada día más bajas, que los ricos sean mucho más ricos. Yo creo, en cambio, que habría que modificar sustancialmente la propuesta. Por ejemplo: las distancias entre los sueldos que proceden de la Administración son escandalosamente obscenas y humillantes, pudiendo llegar a ser de uno a diez. E incluso  más. ¿Por qué?  Eso es sencillamente ofensivo e injusto. Segundo: en el sector privado, que cada cual gane lo que buenamente pueda, siempre que lo haga en buena lid, pero que pague a hacienda en proporción a lo que gana, sin subterfugios, con un sentido real de la justicia distributiva. En cuanto a los sueldos pantagruélicos o desorbitados, habría que pegarles un tajo monumental. A tal ofensa, tal remedio. Que un futbolista o un banquero ganan diez millones de euros al año? Muy bien, pero que paguen la mitad. Y la mitad son cinco millones, no el resultado de deducir lo indeducible o de aplicar lo inaplicable. Vamos, lo que Gabriel y Galán llamaba el “Pi minus erre”. Además, fuera privilegios, fuera prebendas, fuera mamandurrias, fuera bicocas, fuera comisiones, fuera duplicidades y derroches, fuera dietas indiscriminadas, fuera subvenciones a discreción, fuera cochazos oficiales, fuera nombramientos a dedo, fuera corrupciones, fuera familias, fuera amiguetes….Y, por encima de todo ello,  fuera paraísos fiscales.

Por cierto, yo no quiero salir de este pozo en el que estamos hundidos para ascender a la nube de la que acabamos de caer. Yo quiero un mundo más sereno, más equilibrado, más sosegado, más hospitalario, más justo. Yo quiero una vida menos asfixiante, menos convulsa, menos histérica, menos lujosa, menos apresurada, menos estúpida, menos egoísta. O lo que es igual: más relajada, más equilibrada, más auténtica, más razonable, más solidaria, más humilde, más humana…¿Estaríamos dispuestos a asumirla? (Mariano Estrada, 2012)

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

Foto tomada de internet sin ánimo de lucro

10 comentarios:

  1. Yo sí estoy dispuesto a asumirla. En cuanto a los que ganan diez millones de euros al año, no estoy de acuerdo en que paguen la mitad, debería ser el noventa por ciento, como mínimo.

    ResponderEliminar
  2. .
    Hola Mariano, como siempre con todo lo que escribes y que nos haces reflexionar! Acá en México en crisis, estamos en momentos críticos para empezar a lograr el cambio ahora con las nuevas elecciones para presidente de la República. Tu último párrafo uff, yo Sí me comprometo también a asumirla.... más lo veo difícil qué empecemos ya este sexenio.... (hablando de México)...
    Un abrazo al poeta y escritor inteligente!!!! sí guapo también jeje
    Pensante, vigoroso y con salud!!! además con una hermosa familia! (creo qué eres millonario) ¿que más?
    Un abrazo de tu fan seguidora mexicana.

    ResponderEliminar
  3. Pues ya que estamos, que paguen el 100%, Pepe. Y que vivan de la exaltación del ego, jaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Está difícil en México y está difícil aquí, Sillercita. La globalización se extiende por el mundo con sus tentáculos para ir ganando poder y dinero e ir sembrando injusticias.
    Gracias por tus halagos, se ve que son cariñosos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Mariano, el mejor regalo para tu cumpleaños es mi deseo de que se cumplan tus quereres tan sabiamente expuestos en tu relato.
    Yo quiero un mundo más sereno, más equilibrado, más sosegado, más hospitalario, más justo. Yo quiero una vida menos asfixiante, menos convulsa, menos histérica, menos lujosa, menos apresurada, menos estúpida, menos egoísta. O lo que es igual: más relajada, más equilibrada, más auténtica, más razonable, más solidaria, más humilde, más humana…
    Asumir este reto es cuestión muy personal vista desde la posición social. Los que asumimos dolor de los desechados, sentimos la impotencia asfixiante de su pobreza, y a veces sentimos la estupidez de lo imposible.
    Te mando un ramillete de rosas. Que perfumen tu existir hasta los 99…cuida también las espinas para que se claven con amor. Besos. Antonia

    ResponderEliminar
  6. Pues si Antonia, tan sabia ella, sabe de tu cumpleaños, yo no quiero ser menos y enviarte mi mejor deseo de paz con estos versos que -¡seguro!- conoces muy bien.
    He cometido el peor de los pecados que un hombre ha podido cometer: No he sido feliz...
    Mis padres me engendraron para el juego hermoso y arriesgado de la vida...

    Aplícate el cuento, amigo.

    Jorge Luis y yo te deseamos, como Antonia, toda la felicidad que puedas alcanzar.

    Desde Carinus con amor

    ResponderEliminar
  7. MILLONES DE PARADOS, MILLONES DE OPORTUNIDADES ...

    ¡Sí, habéis leído bien! El paro es una oportunidad si cambiamos nuestra mirada, si dejamos de pensar cómo nos invitan a hacerlo los medios masivos de comunicación, si superamos nuestra propia educación ...
    ¿Te parece imposible? Precisamente esta palabra es la que nos mantiene encerrados en la vieja mirada, con los viejos resultados ...
    Te invito a pensar fuera de lo establecido, más allá de los límites en que nos hemos encerrado ¿Te apetece conocer nuevas propuestas a la crisis ...? ¿Te atreves a mirar diferente ...? Si es así, te propongo acompañarme en la siguiente charla:

    http://vimeo.com/38157804

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Antonia, por la felicitación y por el ramillete de rosas.
    ¿De verdad quieres que llegue a los 99 años? Bueno, si es con salud y no se me va la bola... Dicho de otro modo, si puedo jugar al fútbol y escribir poemas eróticos... jaja. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola, Carinus mañus: gracias por tus deseos de paz y por recordarme ese poema de Borges, que además es profundamente borgeano. Tengo que decirte, no obstante, que "no está a mi lado la sombra de haber sido un desdichado",sino que la vida me ha deparado un poco de todo, tal vez una de cal y otra de arena. Si siempre fuéramos felices, ¿cómo entenderíamos la deschicha? O al recés, si siempre fuéramos desdichados, ¿cómo entenderíamos la felicidad? A mí me parece que el hombre no nace para ser feliz, sino para estar a lo que venga y afrontarlo con la mejor disposición.
    Gracias, Carinus amicus mañus zaragozanus, por tus deseos de felicidad. Te puedo decir que alguna sí he tenido... Un abrazo

    ResponderEliminar