Buscar este blog

martes, 12 de enero de 2010

Otoño versus primavera

El Charco, Villajoyosa. Foto MEstrada

Queridos amigos:

En más de una ocasión he contrapuesto a la esplendorosa belleza del otoño la no menos esplendorosa belleza de la primavera. Quizás no haya motivos para ello, ya que son bellezas distintas, e incluso distantes. Pero, ¿qué queréis?, a mí me ha resultado inevitable la comparación. Y os voy a dar este ejemplo:


Otoño versus primavera

“Decir castaño oscuro es decir, tal vez, que las hojas admiten determinadas tonalidades, que tampoco son excesivas, si no es el castaño de Alfanhuí. Las hojas del castaño son verdes que os quiero verdes, más o menos claras, más o menos oscuras, aunque en otoño se visten de un precioso amarillo, que es el color del esplendor, con el ocre y el rojo. ¿Cuál es, entonces, el color de la primavera? La sensualidad, el fulgor, la maravilla. Frente a la primavera, que es vitalidad, el otoño es sosiego y templanza. La primavera es fuego encendido, carne viva, llama viva. ¿Llama de amor viva, señor místico? Tal vez. El otoño es la carne que está detrás de la carne. La caricia que sobrevuela la carne, que la roza, que la vive, que la siente, que la respeta, que no reclama su posesión, que reconoce su otredad, su libertad, su ser en sí sin ser ensimismado, sino comunicado, dialogante, inteligente. De este modo, el otoño es la calma, el gozo de ser lo que se es, sin esperar a ser otra cosa. No promete, sino que da. El otoño es sólo presente. La primavera es esperanza y futuro: potencialidad, posibilidad, proyecto, inconformismo. El otoño no espera ser. El otoño es. ¿Tú eres? Esencialidad, rescoldo, poso… ¿Diga? Soy yo, es el mar vegetal, es el silencio, es la belleza en su peldaño último...”
Fragmento del libro Aguablanca, caminos de ida y vuelta (2002), incluido en Los territorios de la inocencia (2014)

Mariano Estrada http://www.mestrada.net/ Paisajes Literarios

Buganvilla y jacaranda jardín casa. Foto M. Estrada

7 comentarios:

  1. "El otoño llegaba a su esplendor con sus colores de abeja y caramelo. El paisaje dejaba en la mirada una expresión de asombro que el pecho recibía con deleite y convertía en admiración y borrachera. Pócimas de roble, licores de chopo y de castaño, brebajes de nogal, mostos de parra... Saúcos, fresnos, álamos, negrillos... Exuberancias de color, lujurias líricas, multiplicadas incitaciones de gozo..." (Mariano Estrada, fragmento de "Otoño en la fragua")

    ResponderEliminar
  2. El otoño, contra todo lo que cabe suponer, no es una acertada metáfora de la muerte, ni siquiera una estación fronteriza. Antes bien, es un leve descanso, casi un pestañeo, la amortiguación de un previo sofoco y, sobre todo, una abrumación de color y de armonía que, depositados en el frío y rumiando una paciente soledad, incubarán los futuros esplendores de la naturaleza... (Mariano Estrada, fragmento del articulo "Otoño").

    ResponderEliminar
  3. Va ganando el otoño. La primavera se sientre relegada y ataca con sus mejores galas:

    "...En este ahora preciso -reflexivo instante de un tiempo insatisfecho-, necesito la erupción primaveral, con su explosión de júbilo y de yemas; la ternura del árbol y sus lenguas de candor y de virginidad; la abeja encaramada en sus montañas de libación, la miel, su olor premonitorio... Necesito las hierbas de los prados, sus aguas subyacentes, como mares de ensoñación; las faldas de los montes, que vierten arroyuelos de cristal y enternecimiento... Y la flor, la intensa plenitud de una belleza indescriptible, pero múltiple y generalizada, ante la cuál me reclino, largamente, con la humildad del que sabe que es depositario de un gozo"
    (Mariano Estrada, fragmento de un artículo titulado "Primevera")

    ResponderEliminar
  4. Me encanta los poemas de Mariano Estrada. Un beso, y no cambies nunca tu amiga Chabela.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Chabela: este comentario no lo había visto. Gracias por tus palabras de aliento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El Otoño la estación del viento fresco, sol tibio y miradas languidas, con ese sol naranja danzando y viendote a los ojos, su luna enorme que lo reta todas las mañanas,... Me encanta el otoño :)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Ly: han pasado 4 años y no había visto este comentario, muy bonito, por cierto. A mí también me gusta mucho el otoño, creo que se nota...
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar