Buscar este blog

miércoles, 2 de mayo de 2012

Platero y una niña sin dientes. Y dos más.


 
Charo y el burrito Platero, Muelas de los Caballeros, Zamora, 1965

Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


Platero y una niña sin dientes

Cuando yo era un muchacho barbipungente y mi hermana pequeña era realmente pequeña, nació un burrito en las cuadras de la casa familiar al que bautizamos con un nombre famoso:   Platero. No le pedimos permiso a Juan Ramón porque el apellido no iba a ser Jiménez, sino Estrada. Creció con mucho mimo, se sentía uno más de la familia, jugaba con nosotros y creo que a veces se reía porque a mi hermana le faltaban dos dientes. Pero, claro,  mi hermana se reía también porque Platero tenía las orejas muy grandes. Así que estaban en paz. Ella le abrazaba y él se dejaba abrazar y recibía gustosamente sus mimos. Era presumido y tenía el pelo sedoso, como la lana de los corderos lactantes, como la piel de los albaricoques en los atardeceres de la primavera.


 Pantalones campana

Mariano, Puerto de Villajoyosa, 1976


Pantalones campana

¿Qué fue de los pantalones campana?
-Pues nada, como eran tan tan… se acabaron estrechando en los bajos
-¿Y en los altos?
-Ahí ya marcaban paquete
-Los había que marcaban honduras
-Sí, en Tegucigalpa y Comayagüela
-Vamos, que se hicieron pantalones normales
-Eso, después fueron de tubo, de media pierna, de bragueta baja, de tirabuzón, de arrugas, de pinzas, de tirillas, de flecos…Y ahora son de pitillo
-¿De pitillo?
-Eso dije
-Y los meten en una cajetilla, como a Juana la Loca?
-Más bien los meten en un cuerpecillo de alfilitero
-Y les llaman Chesterfield y Winston y Marlboro
-Pero ¿qué dice usted, señor Loix?
-Nada, vaquero, que me gusta tu pantalón de tergal
-¿Por qué?
-Porque no se te ha arrugado en toda la noche…


Palo borracho


Palo borracho, Puerto Villajoyosa, Foto Javier del Vigo


Palo borracho, árbol de la familia de los baobab.

Hay un árbol que se llama “Palo santo” y otro que se llama “Palo borracho”. Lo mismo que hay un árbol que se llama “Palo rosa” y otro que se llama “Palo de pollo”. ¡Qué le vamos a hacer!
Hay otro tipo de palos, pero entran aquí con calzador: por ejemplo, hay palos de chupa-chups, palos que se ponen en las ruedas, palos que se dan o se reciben, palos que se echan o se desean o se prometen…
También hay Palos en Murcia, que son de la especie del Machichaco en Vizcaya o de La Nao en Alicante.
Luego está el “Jarabe de palo”, que es un palo de música y de metáforas.
Hay incluso palos de ciego, pero tampoco son árboles precisamente, sino formas que tiene la ignorancia de manifestar su estolidez.
El “Palo borracho”, también llamado “Palo botella” o “Palo barrigudo” –que son nombres más obvios-, tiene las flores lilas, igual que el hombre borracho, que es de palo torpón,  tiene las narices rojas.
El “Palo borracho” es de la familia Adansonia (vulgo Baobab), que contiene varias especies.

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario