Buscar este blog

domingo, 20 de mayo de 2012

Logros



Foto tomada de internet sin ánimo de lucro


Visita en Facebook la página “Propósitos adversos”


Logros

El poema que dejo hoy aquí fue escrito a finales del año 2001, cuando todos los indicadores económicos apuntalaban el desbordado optimismo de la sociedad occidental, que veía circular alegremente el dinero. En nuestra pequeña parcela, el Gobierno de Aznar seguía diciendo que España iba bien. Y, efectivamente, España, espoleada por las subvenciones de la Comunidad Económica Europea,  había empezado a poblarse de  molinos eólicos, esos que ahora forman parte indisociable del paisaje nacional. Paralelamente, en las oficinas de la especulación, que se multiplicaron como las ratas en las alcantarillas de las grandes ciudades, se estaban sentando las bases de la impresionante burbuja inmobiliaria que, al rebufo de la financiera –procedente de EE.UU y originada en las hipotecas subprime-,  nos explotaría después en las manos, cosa que ocurrió en el año 2007, si bien sus primeros efectos  empezaron a percibirse por los incrédulos cuando el 2008  ya estaba avanzado.

Mariano Estrada, 20 de Mayo de 2012  

La nota que dejo a continuación fue escrita en el año 2005, con motivo de la publicación del poema en alguna página digital.

Decía así:

Negar que sociedad occidental ha generado numerosos avances, entendiendo el avance como un bien, es tanto como negar el espectacular incremento en la esperanza de vida. Por lo tanto, los que de alguna forma ejercemos en ella un papel crítico, lo que pretendemos en realidad, además de desenmascarar a los pescadores a río revuelto, es que se corrijan los errores, que son claros y muchos. Y no me refiero solamente a los efectos secundarios, ahora llamados colaterales, sino a todas las iniciativas que, con la disculpa de un progreso engañoso,  generan indignidad, además de injusticia y de miseria. El punto en el que estamos de este ya largo camino, no permite aventuras ni frivolidades, sólo hay que echar un vistazo a los mordiscos propiciados a la naturaleza en lugares que son determinantes para nuestro futuro.

Un avance en la mala dirección puede ser un paso hacia la pesadilla.

Mariano Estrada,18 de  mayo de 2005


Logros

Yo podría cantar, honestamente,
los logros innegables
de esta máquina civilizadora,
y al tiempo agradecer a algunos hombres
su sacrificio mal pagado,
incluso si, al final de su agitada
vicisitud, el fuego
de una falla nos destruyera.

Podría asegurar, sin duda,
que muchos de esos logros
no sólo no degradan el complejo mundano,
sino que vienen a poner
en sus terrazas
una guinda de perfección.

Pero ¿qué? Ese gran emporio
-llamado civilización
occidental y, desde luego,
sobrado de panegiristas-
no me impide pensar en sus escorias
de indignidad y de amargura.

Porque la luz se apaga y hay dolor.
Porque la lluvia quema
-con lenguas de acidez y de ignominia-
los principios elementales
de la fecundidad  y la esperanza.
Porque los peces mueren,
con la excepción gloriosa de los gordos.
Porque el hambre contrasta en demasía
con los fastos de la celebración,
y los huesos del desamparo
con las interminables
salazones de la victoria.

Yo podría cantar el Aleluya
magnánimo de Haendel,
si la resurrección se concretara
en el desprendimiento
y éste se levantara entre los hombres
como sello de dignidad.

Pero ved, la miseria no tiene catedrales.

Del libro “A este lado del paraíso”

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios


2 comentarios:

  1. Queda un poco de esperanza a pesar de todo??

    ResponderEliminar
  2. Hola, Helena: Al final de todo escepticismo está la esperanza... O el absurdo. Un abrazo

    ResponderEliminar